Entrevista a Rosa Pérez, enfermera y bloguera de salud 2.0

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Fuiste una de las primeras blogueras del ecosistema de Salud 2.0. Tu blog (El blog de Rosa) ha celebrado el décimo aniversario este año. ¿Nos puedes explicar cómo trabajas tu blog y cómo seleccionas los temas y fuentes de información?

El Blog de Rosa es en realidad un videoblog, lo que realizo son vídeos sencillos y de corta duración que tratan diferentes temas de salud. Son vídeos para pacientes y cuidadores con una estructura similar en ellos, que recogen consejos sencillos para diferentes problemas de salud y situaciones de vida.

Los temas los he seleccionado de diferentes formas, en ocasiones por la época del año, o por temas de salud que han preocupado más o simplemente por ser cuestiones que generan dudas a la población.

En el blog hay un espacio para que los visitantes puedan sugerir los temas que quieran que trate y en varias ocasiones he realizado vídeos en base a dichas sugerencias. En este momento ya tengo una gran variedad de temas más para tratar en sucesivos vídeos. Siempre me nutro de fuentes de información fiables y evidencia científica que incluyo en el blog.

¿Cómo ha sido en tu opinión la evolución de los blogs de salud en internet?

Existen muchísimos blogs de salud en Internet, el problema es que no están nada bien posicionados y no solemos aparecer en los primeros puestos de búsquedas de Google, el principal buscador de salud.

Cuando las personas buscan acerca de su salud o de los suyos, acuden a Google y si ahí no nos encuentran en los primeros puestos, no nos leerán. Los profesionales de la salud que publicamos en Internet debemos también formarnos acerca de cómo hacer que nuestros mensajes lleguen a la población, ése es el quid de la cuestión, para que la educación para la salud llegue a las personas a las que nos dirigimos. Si publicamos sin un mínimo de posicionamiento, ese trabajo no será visto.

El problema es también que la gran mayoría de profesionales de la salud escribimos o hacemos vídeos fuera de nuestro horario laboral, por lo que se convierte en una tarea altruista, sin beneficio ni retorno, que hace que muchos buenos blogs de salud acaben por dejarse de publicar o actualizar. Si en las empresas en las que trabajamos pudieran contar con este talento, y potenciarlo desde las organizaciones sanitarias, seguramente se llegaría más lejos y a más personas.

¿Las redes sociales han superado a los blogs como fuente de información?

Las redes sociales generalistas son usadas por los pacientes para buscar consejos entre iguales, para encontrar información de salud, pero también apoyo emocional, por eso las asociaciones de pacientes tienen repercusión y seguidores en redes, porque ofrecen a las personas ese apoyo necesario para no sentirse solo en un proceso en ocasiones complicado.

Los profesionales de salud, por lo general, somos poco dados a hablar con los pacientes en redes sociales, o lo hacemos desde una perspectiva de “superioridad” que nos aleja mucho de las personas. Eso en realidad es un problema en redes sociales, porque los consejos de salud los acaban dando “influencers” que hablan de lo que a ellos o a ellas les funciona o han visto, sin conocimientos ni formación. Y lo peor de todo es que son consejos seguidos por miles de personas. Los profesionales de la salud deberíamos convertirnos en influencers de contenido en redes y hoy por hoy, no conozco a ninguno con ese perfil educativo.

¿Cuál sería tu receta para combatir las informaciones falsas de salud en la red, como las pseudoterapias o las fake news?

No existe. Siempre habrá noticias falsas en salud y en cualquier otro tema. Lo importante es tener lo que se conoce como “mirada crítica” y eso se puede entrenar. ¿A que somos capaces de distinguir una tortilla de patatas industrial de una casera? Pues lo mismo en las noticias falsas o sin evidencia que circulan por Internet.

Lo primero: no por estar en los primeros resultados de las búsquedas de Google, la información es real o correcta. Como he explicado antes, la mayoría de personas con conocimiento y que usan blogs y webs no saben posicionar sus contenidos, así que no serán los que primero salgan.

Saber reconocer una página web o un blog de salud con contenido educativo para pacientes como fuente de información fiable es relativamente sencillo, aunque requiere de un entrenamiento para ello, pero cualquiera pueda hacerlo.

Primero, debes buscar el autor, autora o autores del contenido y averiguar acerca de ellos, ¿Son profesionales de la salud? ¿Son expertos en el tema o en su defecto, usan referencias de expertos en el tema? A veces, con una simple búsqueda en Google averiguas todo acerca de las personas que escriben en blogs o webs. ¿Es una web de un organismo oficial? Luego buscar la fecha de publicación, si es actual o está actualizado. También leer el contenido y si está escrito de una manera sencilla y comprensible, de nada vale que el autor o autora sea reconocida y experta si luego lo que explica no es comprensible.

También hay que buscar si usa enlaces de interés de fuentes oficiales, o si ha usado evidencia científica para apoyar el contenido. Debe tener una sección de contacto, información acerca del autor, autora o autores y una política de privacidad de los datos, sobre todo si hay posibilidad de dejar mensajes, para que no se revelen datos personales de salud. Como decía, con un mínimo entrenamiento, todos podemos distinguir una web con contenido de salud para la población de confianza o no. Yo hice un vídeo para El blog de Rosa con esos consejos, que creo son clave para tener esa mirada crítica de la que te hablaba antes.

Eres enfermera de formación ¿Crees que la profesión enfermera aprovecha al máximo el potencial de internet y las redes sociales? ¿Y a los médicos, cómo los ves?

Antes te comentaba que la mayoría de nosotros, tanto enfermeras como médicos, usamos las redes para diferentes fines y en muy pocas ocasiones para realizar educación para la salud. La gran mayoría no sabemos usar las redes y cuando lo hacemos, no sabemos comunicar acerca de salud ni sabemos posicionarnos. Tampoco parecemos cercanos para las personas y hacemos poco para cambiarlo, ya que en nuestras conversaciones no solemos incluir a pacientes. Hablamos entre nosotros y nos damos palmaditas en la espalda. Reconocemos muy poco los errores y no hablamos de fracasos, nos centramos en aquello que conocemos y solemos establecer conversaciones en círculos, sin salir de nuestros conocidos.

Hacemos muy poco para salir de ese circuito y lamentablemente en todos los años que llevo en redes, no he visto más que alguna acción escasa de hacer algo diferente, siempre surgida de iniciativa personal, con mayor o menor fortuna.

Hasta que no existan medidas apoyadas desde las instituciones, que incluyan a los profesionales de la salud que publicamos contenidos para pacientes, que se nos forme en las universidades en el uso de las TIC en educación para la salud, algo que no está en todos los planes educativos. Hasta que no hablemos un lenguaje accesible para la mayoría de las personas y aprendamos a divulgar en salud de una manera eficiente y útil para el ciudadano. Cuando nos acerquemos a las personas en lugar de alejarnos de ellas. Hay mucho camino que recorrer.

¿Y a los pacientes?

Los pacientes y sus cuidadores establecen en las redes relaciones de apoyo mutuo y de ayuda, apoyo que en muchas ocasiones no encuentran de otro modo. Si encontramos la manera de encontrarnos todos en un punto, nuestro trabajo será de más utilidad. En la actualidad estamos dispersando la información.

Y para acabar ¿Qué fuentes de información de salud recomendarías a nuestra audiencia?

Durante mucho tiempo se intentó crear lo que se llama web de webs, recopilando fuentes de información o blogs de salud. Es un trabajo que en gran parte se dejó de hacer, pero aún quedan iniciativas que trataron de aglutinar a las fuentes fiables de salud (Salupedia sería un ejemplo)

La página del Ministerio de Sanidad, SIPES es muy buena y recopila muchísima información útil para pacientes, lo que ocurre es que parece poco “usable” y hay personas que encuentran dificultades en su navegación.

A mi modo de ver, la página de  Fundadeps tiene una mejor navegación.

Existen muy buenas webs de escuelas de pacientes, con contenido especialmente diseñado para ellos, un buen ejemplo es la página de la Escuela Andaluza de Salud Pública.

La página de educación para la salud de SARES de Aragón y de otras comunidades autónomas.

En la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES), de la que formo parte, lidero la Secretaría de Divulgación al Ciudadano, donde realizamos contenido en forma de infografías para el ciudadano sobre primeros auxilios y medidas de autoprotección.

Por supuesto, también recomiendo mi blog, El blog de Rosay el canal de Youtube elblogderosa, donde encontraréis vídeos de cuidados y primeros auxilios.

Contacta con nosotros en

[email protected]
Novartis responde +34 900 353 036
Facebook y Twitter

envelope

Síguenos en redes sociales

Te esperamos en nuestras redes sociales.

¡No te pierdas nada!