¿Qué es la esclerosis múltiple?

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad autoinmune, inflamatoria, crónica y neurodegenerativa, que afecta al sistema nervioso central: nervios ópticos, cerebro y médula espinal.

No se sabe exactamente qué factores desencadenan la EM, pero se cree que existe cierta predisposición genética, así como determinados factores ambientales que juegan un papel relevante en su desarrollo.

La EM se produce cuando la vaina de mielina que recubre y protege las neuronas sufre una lesión. Esta lesión es causada por una inflamación, producida a su vez por las células inmunitarias del propio cuerpo, que atacan el sistema nervioso. Debido a que la mielina ayuda a conducir las señales nerviosas, cuando se lesiona, los impulsos nerviosos disminuyen o se detienen, pudiendo afectar cualquier área del cerebro, el nervio óptico o la médula espinal.

Al comienzo se distinguen dos formas de EM: la más frecuente, que cursa con episodios recurrentes o brotes (también conocidos como  recidivas) y recidiva o remisiones, se conoce como EM Recurrente Remitente; y la EM Primariamente Progresiva, que se caracteriza por el deterioro neurológico progresivo desde el comienzo. Puedes encontrar más información sobre los distintos tipos de EM en el apartado ‘¿Sabías que existen diferentes tipos de EM?’

Los síntomas de la esclerosis múltiple pueden variar ya que la localización y magnitud de cada brote o ataque puede ser diferente: estos episodios pueden durar días, semanas o meses y generalmente van seguidos de períodos de reducción o ausencia de los síntomas (remisiones). Es común además que la actividad de la enfermedad reaparezca (recaída), aunque también puede continuar empeorando sin períodos de remisión (progresión).

Además, la EM se manifiesta en cada persona de forma distinta. Esto se debe a que afecta a diferentes funciones del cerebro y por tanto en cada persona pueden aparecer distintos síntomas. Sin embargo, existen algunos síntomas que son más comunes, la mayoría de los cuales afectan al equilibrio, la visión, la memoria, el movimiento o la función sexual.