¿Has oído hablar de la resiliencia para el control del estrés?

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Quizá es la primera vez que escuchas este término o quizá ya lo conoces, pero ¿sabes exactamente qué es la resiliencia y cómo te puede ayudar a controlar el estrés?

En el ámbito de la psicología el término resiliencia hace referencia a la capacidad de las personas de afrontar situaciones traumáticas o difíciles, y ser capaz de aprender y sobreponerse ante ellas. Se trata de una aptitud que todos aplicamos en la vida en mayor o menor medida, pero que, en situaciones especialmente difíciles, es necesario un esfuerzo extra para alcanzar esa resiliencia que nos permita superar la situación a pesar de los miedos, la tristeza o la incertidumbre.

Para quienes han afrontado una situación traumática como la pérdida de un familiar o el diagnóstico de una patología grave o que merma la calidad de vida, es vital ser capaces de aceptar la situación y de afrontar el problema. Estas situaciones, si no se gestionan correctamente, pueden dar lugar a episodios de estrés o incluso estrés crónico4 que puede afectar tu salud. Por ello, cultivar tu capacidad de resiliencia te puede ayudar a controlar el estrés.

Te damos algunos consejos que la American Psychological Association2 propone para ser capaz de desarrollar esta resiliencia y gestionar aquellas situaciones que, de otra manera, provocarían situaciones de estrés en nuestras vidas. ¿Los pruebas?

  1. Rodéate de gente que te apoye y te quiera. Serán siempre un pilar importante en el que apoyarte en casos de dificultad. ¡Recuerda que las asociaciones de pacientes y grupos de apoyo también ayudan en estos casos!
  2. Nada es insuperable. Las situaciones no deseadas ocurren y no puedes cambiarlas, pero sí puedes cambiar la forma en la que te enfrentas a ellas. Acéptalas y procura vivir con ello.
  3. Los cambios son parte de la vida misma. Hay cosas que cambian y no podemos controlarlas. Acepta éstas y dedica tus esfuerzos a cambiar aquellas que sí puedes.
  4. Busca metas realistas y realizables. Será más fácil si te propones pequeñas tareas realistas que te acerquen a lo que anhelas, que objetivos inalcanzables.
  5. Lleva a cabo acciones decisivas. Antes situaciones adversas o de incertidumbre, tendemos a evitar tomar decisiones. Es mejor afrontar el problema y tomar decisiones para cambiarlo que esperar a que pase la tormenta.
  6. Tienes una oportunidad para descubrir de lo que eres capaz. En ocasiones, ante un problema puedes descubrir que eres más fuerte de lo que pensabas, ¡no te infravalores!
  7. Confía en ti. Tener una visión positiva de uno mismo da confianza y ayuda a superar situaciones complejas.
  8. Piensa con perspectiva de futuro. Las situaciones difíciles pasan o disminuyen su intensidad, por tanto, piensa en el futuro que deseas y busca acciones para conseguirlo. De este modo, los obstáculos en el camino, serán más llevaderos.
  9. Nunca pierdas la esperanza. Busca las pequeñas cosas de la vida que te hagan sentir bien y te den una visión positiva del mundo. Preocúpate de lo bueno que te rodea y te da esperanza e ilusión para seguir.
  10. Cuídate mucho. Si tú mismo no te encuentras bien, no podrás afrontar el mundo de ahí fuera. Haz ejercicio, busca momentos para tu ocio y relájate de vez en cuando.
Curated Tags

Contacta con nosotros en

[email protected]
Novartis responde +34 900 353 036
Facebook y Twitter

envelope

Síguenos en redes sociales

Te esperamos en nuestras redes sociales.

¡No te pierdas nada!