Hoy preguntamos a Sara García, “coach” de Corazón sin Fronteras sobre depresión #DíaMundialDeLaSalud

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

Como ya te contamos en pasados artículos, este año el Día Mundial de la Salud de la OMS (Organización Mundial de la Salud) se centra en la depresión y nos insta a que hablemos de depresión porque es el principio para afrontar la enfermedad y comenzar su curación.

Por eso, tras hablar con Susana Cantalejo, psicóloga de Acción Psoriasis, y pedirle algunos consejos para afrontar la depresión cuando se tiene una enfermedad crónica; ahora conversamos con a Sara García, coach de Corazón sin fronteras.

¿Te unes a nosotros y hablamos de depresión con Sara?

Muchas veces, la falta de un diagnóstico claro puede llevar a la desesperación, al desánimo, ¿cómo solucionar esta situación?

Ante la falta de diagnóstico, la solución es seguir indagando sobre lo que te está pasando, no quedarte parado en casa esperando que la solución venga a ti, tienes que tomar una actitud proactiva, incesante, perseverante hasta obtener un resultado. Nadie tiene más interés en saber que uno mismo, porque todo lo que te pasa te pertenece a ti, tú eres el protagonista de tu vida.

Yo por ejemplo que convivo con la fibromialgia a diario, recuerdo que me pasé muchos años desde que comenzaron los síntomas hasta que tuve el diagnóstico sospechado, firmado por el reumatólogo. Fue un devenir incesante de pruebas, médicos e ingresos, y mentiría si dijera que no hubo momentos de desesperación y desánimo, pero afortunadamente estos daban paso a otros, donde me encontraba emocionalmente activa y bien, momentos que yo aprovechaba al máximo para poner acción y retomar una y otra vez la búsqueda de mi diagnóstico. 

¿Es posible ser optimista con una enfermedad crónica? ¿Con qué recursos cuenta una persona recién diagnosticada?

Por supuesto que es posible ser optimista.

Es frecuente que tras el diagnóstico el mundo se nos eche encima, al fin y al cabo, lo que acabamos de oír no nos gusta, vienen a nosotros emociones como el miedo a lo desconocido, la ira de por qué a mí, la tristeza porque tu vida no volverá a ser como antes, el estrés, la confusión y la preocupación. Pero los días y las horas pasan tras ese momento inicial y siguiendo el proceso que llamamos de afrontamiento, la situación mejora y comenzamos a mostrarnos más optimistas.

Los recursos con los que cuenta una persona para que esto suceda son:

  • Adquirir más conocimiento de la enfermedad, siempre de fuentes fiables, porque cuanto más saben de su enfermedad, más sienten que controlan la situación y menos les asusta.
  • Seguir hábitos de vida saludables, alimentación y ejercicio físico. Vida ordenada en término de horarios y comidas para no debilitar al organismo. Respetar las horas de sueño. Mejorarán la calidad de vida.
  • No aislarse. Es importante dejarse ayudar por personas que se consideran importantes y gestionar una comunicación asertiva, donde puedas ser escuchado y explicarles los pormenores de la enfermedad y lo que eres capaz de hacer todavía, para que no te etiqueten de enfermo.
  • Aprender a gestionar las emociones, permitiéndonos sentirlas y manejándolas para sentirnos más fuertes.
  • Cambiar las prioridades. La sociedad en general nos ha llenado la cabeza con ideas falsas de lo que es felicidad, pero cuando te enfrentas a una enfermedad, uno toma conciencia de lo frágil que es la vida y puede incluso cambiar su sistema de valores.

Una vez diagnosticada la enfermedad, el pensar que “es para siempre” también puede crear ansiedad, sensación de tristeza y desilusión, ¿es posible vivir el “hoy” con una enfermedad crónica?

No solo es posible, sino que hay que hacerlo. Hay que vivir el aquí y ahora. Porque el pasado, pasado está y el futuro es incierto y no nos pertenece.

Esta es una de las lecciones más importantes que deberíamos aprender todos. Hacer una toma de conciencia real de nuestra situación actual y generar cambios que nos ayuden a llevar una vida plena.

De aquí la importancia de practicar alguna técnica de meditación, que nos muestre el camino del “HOY”.

Además, hoy por hoy es muy fácil llegar a ellas y están muy aceptadas entre la sociedad. No hay excusa para no intentarlo al menos.

Siempre tendemos a crear sueños, a generar expectativas, a tener ilusiones que, de pronto, ante el diagnóstico de una enfermedad crónica, podemos pensar que es imposible. ¿De dónde sacar fuerzas?

Las fuerzas están ahí, dormidas, solo hay que activarlas y utilizarlas como recurso. Desde el mismo momento en que empieza el proceso de afrontamiento, uno comienza a dejar de generar expectativas para empezar a vivir cada minuto del presente.

Esto no quiere decir que no puedas organizar un viaje o una fiesta por ejemplo a unos meses vista, de hecho, los organizas, pero teniendo en cuenta tus condiciones y que puede que, llegado el momento, ese plan no tenga cabida. Nos hacemos más tolerantes con nosotros mismos y disfrutamos al máximo cada vez que podemos, cada vez que nuestra enfermedad nos da tregua.

En situaciones de estrés resulta más sencillo ignorar los problemas, para evitar pensar en aquello que nos hace sufrir. ¿Qué consejo darías para hacer frente a ellos, con qué apoyo contamos?

Lo que yo vivo y lo que mis coachees me muestran en las sesiones no difiere mucho con respecto a esta pregunta. Lo que hacemos ante un mal día, lo llamo así porque no me gusta mucho utilizar la palabra problema, es aceptarnos, cuidarnos y querernos para que en el mínimo tiempo posible podamos estar bien también para los demás, para continuar con nuestro día a día.

Maneras de reducir el desánimo que me suelo encontrar: pasear, leer un libro o ver una película, practicar yoga, taichí, meditación (Hoponopono), asistir a clases de arte, tocar un instrumento o escuchar música, pasar el rato con un amigo. Saborear estos pequeños momentos, es esencial para superar las frustraciones de cada día combatiendo una enfermedad crónica.

Curated Tags

Síguenos en redes sociales

Te esperamos en nuestras redes sociales.

¡No te pierdas nada!