¿Cómo se diagnostica la leucemia mieloide aguda (LMA)?

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

La leucemia mieloide aguda (LMA) es un tipo de cáncer que se origina en las células sanguíneas. El cáncer se origina debido a ciertos cambios concretos que ocurren en el interior del ADN de las células. Cuando hablamos de leucemia, estos cambios ocurren en las células de la médula ósea, que acaban convirtiéndose en células cancerígenas.

En un primer momento será el médico quien, en base a las preguntas realizadas y la exploración física pueda determinar que quizá se trate de una leucemia.

Por tanto, el médico solicitará una serie de pruebas de laboratorio que serán las que finalmente determinen si se trata realmente de una leucemia y de qué tipo de leucemia: 

  • Hemograma y frotis de sangre periférica: esta prueba consiste en un análisis completo de las células en sangre. Se lleva a cabo mediante la observación de una pequeña muestra a través del microscopio, lo que permitirá determinar la existencia de células anormales.
  • Bioquímica y pruebas de coagulación: esta prueba se realiza para detectar posibles problemas en el organismo como en el metabolismo o la función renal o hepática derivados de la leucemia
  • Aspirado y biopsia de médula ósea: en esta prueba se extrae una muestra de médula ósea, el lugar dónde se originan todas las células que componen la sangre, y se analiza mediante el análisis morfológico y la citoquímica:
    • Análisis morfológico y citoquímica: tras haber extraído una muestra de la médula ósea, se pasa a examinarla, con el fin de estudiar su composición celular. En el caso de la LMA, esta prueba confirmaría el diagnóstico.

Además, existen una serie de técnicas como la citometría de flujo e inmunohistoquímica, citogenética, hibridación fluorescente y reacción en cadena de polimerasa, que permiten caracterizar las células inmaduras a nivel genético e inmunológico. Con estas técnicas se pueden determinar las características de estas células. Una de ellas, puede ser si la célula expresa o no FLT3, una proteína de la membrana celular que en caso de activarse acelera la división de las células malignas. Actualmente, existen fármacos dirigidos para bloquear el efecto de la activación de estas proteínas en la división celular.

A través de todas estas pruebas, podrá determinarse no solo si se trata de LMA o de cualquier otro tipo de leucemia, sino también en qué fase se encuentra esta patología y, en base a ello, determinar cuál será su pronóstico y también su tratamiento.

Síguenos en redes sociales

Te esperamos en nuestras redes sociales.

¡No te pierdas nada!