Subtipos de Leucemia Mieloide Aguda (LMA)

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

La leucemia mieloide aguda (LMA) es un tipo de cáncer que se origina en las células sanguíneas. El cáncer se origina debido a ciertos cambios concretos que ocurren en el interior del ADN de las células. Cuando hablamos de leucemia, estos cambios ocurren en las células de la médula ósea, que acaban convirtiéndose en células cancerígenas. Las mutaciones son la causa de que las células se multipliquen y sigan inmaduras, lo que provoca el desarrollo de cáncer.

Es muy importante el estudio de las células, para conocer así en qué fase o etapa se encuentra el tumor. En el caso de la LMA, este tipo de cáncer no crea tumores, sino que las células inmaduras (células madre sanguíneas, también llamadas mieloblastos, que no funcionan como los glóbulos blancos maduros normales)(1) se dividen rápidamente y sustituyen a las células de la médula ósea, provocando que la sangre no se produzca con normalidad.

Es por esto que la leucemia mieloide aguda no puede diferenciarse por etapas, sino que el subtipo es determinado por otras características de la persona como la edad y cambios genéticos detectados a partir de pruebas en el laboratorio. Así, encontramos los siguientes subtipos:

  1. LMA con cambios citogenéticos recurrentes
    Este es el tipo más común de todos. Estos cambios se producen en el ADN. El ADN se encuentra dentro de nuestras células, y está conformado por unas hebras que reciben el nombre de cromosomas. Cuando una célula se divide, para crear dos células nuevas, hace una copia de sus cromosomas, con el fin de crear dos células nuevas totalmente idénticas.
    En este proceso de duplicación pueden ocurrir alteraciones que afecten a la célula y al cromosoma. En el caso de los cánceres como la leucemia mieloide aguda, estas alteraciones pueden aparecer a causa de que una mutación active oncogenes (2). Los oncogenes son genes que por su capacidad de mutación o transformación induce a la formación de cáncer en una célula, es decir, aceleran de forma descontrolada la división celular.
    Las mutaciones también pueden provocar que se desactiven genes capaces de suprimir los tumores. Si se suprimen genes supresores de tumores aparece un crecimiento desmesurado o anormal de células.
    En el caso concreto de la LMA pueden provocarse diferentes tipos de errores que afectan el material genético, llamados mutaciones. Entre ellos se encuentran las translocaciones, deleciones, inversiones y duplicaciones. Dependiendo del tipo de mutación que presentan las personas en sus células leucémicas, éstas pueden llegar a tener un mejor o peor pronóstico.
     
  2. LMA con cambios relacionados con mielodisplasia
    La mielodisplasia hace referencia a un grupo de trastornos relacionados con la incapacidad del cuerpo de producir suficientes células sanguíneas normales. Se caracteriza por las alteraciones en la maduración y crecimiento de los glóbulos rojos en la médula ósea (3). La LMA con cambios relacionados con mielodisplasia presenta alrededor de un 20% de células que empiezan a parecerse a una célula tumoral completamente inmadura (indiferenciada) en la sangre o la médula ósea del paciente (4). Este tipo suele aparecer en los ancianos.
     
  3. LMA relacionada con la exposición previa a quimioterapia o radiación
    Esta leucemia mieloide aguda, tal y como su nombre indica, aparece en el organismo del paciente en relación a la administración de quimioterapia o radiación que haya podido aplicarse de forma previa.
     
  4. LMA no categorizada (donde se recogen el resto de leucemias mieloides agudas), de las que se desconoce el origen (5).

Algunos de estos cambios o subtipos son más comunes que otros y, por lo tanto, requieren de un tratamiento diferente para cada paciente.
Sea cual sea el tipo de LMA, todos tienen un tratamiento determinado, que será definido por los profesionales sanitarios que traten el caso. Como cada persona y cada caso son diferentes, el hematólogo será el profesional que mejor explicará la patología y aconsejará en cada situación.