Te explicamos cómo impacta la Sobrecarga Férrica en el funcionamiento cardíaco y hepático

Parece que estás utilizando una versión antigua de Internet Explorer que no es compatible. Le aconsejamos que actualice su navegador a la última versión de Microsoft Edge, o que considere el uso de otros navegadores como Chrome, Firefox o Safari.

Bottom of hero banner

La sobrecarga férrica (SF) es una situación patológica compleja, que está muy relacionada con algunas de las enfermedades de la sangre y que, a su vez, puede producir daño orgánico (higado, corazón, etc) dado el exceso de hierro presente en el organismo. Como ya hemos explicado en otros artículos, la Sobrecarga Férrica suele diagnosticarse en personas con síndromes mielodisplásicos (SMD), quienes - como parte de su tratamiento, sobre todo para paliar la anemia-, reciben transfusiones de sangre de manera frecuente.

Para poder explicarte las consecuencias de la Sobrecarga Férrica, explicaremos brevemente qué son los Síndromes mielodisplásicos (SMD). Los SMD son enfermedades que ocurren cuando la médula ósea no funciona adecuadamente; produciendo de manera defectuosa (lo que se conoce como hematopoyesis ineficaz) las células propias de la sangre (ej: globulos rojos, blalncos y plaquetas). Así pues, según el tipo de células que estén más afectadas podemos encontrar, en los pacientes con SMD síntomas como: anemia, infecciones, sangrado…

Dado que el síntoma más frecuente que padecen los pacientes con SMD es la anemia, uno de los tratamientos que pueden recibirlos Síndromes Mielodisplásicos para intentar paliarla, incluye las transfusiones de sangre repetidas.

Se calcula que una persona que recibe aproximadamente unas cuatro transfusiones de sangre (u concentrados de hematíes) al mes, en dos años, habrá acumulado 20 g de hierro: un 60% más de lo que necesita el cuerpo humano. Y es que a pesar de que el hierro es indispensable en el correcto funcionamiento del organismo, el cuerpo no cuenta con ningún mecanismo fisiológico para eliminar el exceso del mismo.

Esta acumulación de hierro, es tóxica. Por eso, si la sobrecarga férrica no se diagnostica y trata a tiempo, puede causar daño orgánico en los tejidos en los que hay exceso de hierro.  A continuación, te explicaremos por qué y cuáles son los efectos nocivos que puede tener en diferentes órganos como en el corazón y en el hígado:

El corazón:

Es el órgano encargado de bombear nuestra sangre a todo el cuerpo y por esto, es uno de los órganos que más oxígeno necesita y consume. Por este motivo, el hierro es indispensable para que el corazón lleve a cabo su función aeróbica adecuadamente.

Es importante aclarar que este es un órgano muy vulnerable a la toxicidad del hierro cuando éste se acumula en las células de la fibra muscular (como lo son la pared ventricular, el epicardio, los músculos papilares y el tabique ventricular).

Así pues, una situación de sobrecarga férrica cardiaca, puede producir alteraciones como: arritmia, cardiomegalia e insuficiencia cardiaca1.

Varios estudios determinan que el fallo cardíaco en pacientes con SMD y Sobrecarga Férrica supone el 51% de las muertes no leucémicas.2

El hígado:

Las funciones de este órgano son diversas, pero su importancia en la síntesis de proteínas, función desintoxicante, digestiva y almacenamiento de substancias como el glucógeno son -tal vez- los más conocidos3. En el caso del hierro, este es el órgano en el que se acumula de forma habitual alrededor del 70% del disponible en el cuerpo1. El funcionamiento adecuado del organismo depende del trabajo que el hígado realice al metabolizar nutrientes y minerales.

Dada su función, el hígado resiste mucho mejor la presencia del hierro en sus tejidos, por esto, el daño orgánico a causa del acúmulo de hierro en el mismo puede ser sintomático1.

Como puedes ver, las consecuencias derivadas de los Síndromes Mielodisplásicos y a la Sobrecarga Férrica son importantes, por lo que precisan del seguimiento de un médico especialista (hematólogo) para realizar el tratamiento más adecuado.

Si recientemente has sido diagnosticado de SMD y presentas SF, es importante que consultes con tu médico los controles que debes realizar para asegurar un correcto seguimiento de la enfermedad y poder evitar el daño orgánico causado por el exceso de hierro en sangre.

En el caso de que estés recibiendo transfusiones de sangre pero no hayas sido diagnosticado de Sobrecarga Férrica, consulta con tu médico las posibilidades de empezar a recibir un tratamiento quelante y plantéale cualquier duda que puedas tener sobre la patología ¡es quien mejor conoce tu caso y podrá aconsejarte y acompañarte durante el proceso!

Si quieres tener más información sobre esta patología, visita nuestro Facebook Twitter