¿Cómo se diagnostica el Edema Macular Diabético?

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

La retina, que es la capa de tejido en la parte posterior del ojo. Tiene lugar cuando se acumula líquido en la retina que causa mala visión y afecta a la visión central. El Edema Macular Diabético (EMD) es fácilmente detectable a través de un examen completo de la vista.

Las pruebas para el diagnóstico pueden ir desde un sencillo test de agudeza visual a otras más complejas y completas como la angiografía fluoresceínica o el la prueba de coherencia óptica. Para que sepas en qué consiste cada una de ellas, en ‘Tú cuentas mucho’ hemos preparado este breve artículo, que esperamos que te ayude a conocer un poco mejor cuál es el proceso.

Las pruebas más comunes para diagnosticar el EMD son:

Examen de agudeza visual:

Es una de las pruebas más comunes en un examen rutinario de la vista y seguro que la has visto en más de una ocasión. Consiste en utilizar una tabla optométrica (como la de la imagen) con letras en distintos tamaños ordenadas en fila. Con esta tabla se determina qué líneas puedes ver y cuáles son demasiado pequeñas para tu visión. En función de esta escala, se determinará tu agudeza visual.

Dilatación de pupilas:

para observar el nervio óptico y las pupilas: el oculista te pone unas gotas en los ojos y examina a través de unas lentes tu nervio óptico y retina. El efecto de las gotas dura varias horas, por lo que verás borroso al salir de la consulta.

Tonometría:

consiste en medir la presión del ojo con un instrumento específico.

Angiografía fluoresceínica:

en esta prueba te inyectan un colorante en el brazo y el oculista estudia el recorrido que hace al pasar por los vasos sanguíneos de tus ojos. El examen se centra en si alguno de los vasos tiene pérdidas que te provocan la visión borrosa.

Prueba de coherencia óptica (OCT):

sirve para medir el grosor de tu retina mediante el uso de ondas de luz, que ofrecen una imagen completa de tu ojo.

Ten en cuenta que nos todas las pruebas son necesarias. Tu oftalmólogo decidirá cuáles son las más apropiadas a tu caso y cuántas son necesarias para un completo diagnóstico. Después de realizar las pruebas oportunas, tu especialista podrá determinar si existe alguna deficiencia en tu visión y si es necesario un tratamiento concreto.

Aunque no hayas detectado algunos de los síntomas del edema macular diabético, es recomendable acudir una vez al año al oftalmólogo para una revisión preventiva y descartar posibles problemas en tu visión. Sobre todo si eres diabético es muy recomendable ya que es uno de los factores de riesgo del edema macular diabético.