¿Sabías que existen diferentes tipos de Esclerosis Múltiple (EM)?

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad que afecta a un gran número de personas y que, a pesar de que muchos hemos oído hablar de ella, sus síntomas y las consecuencias que tiene para las personas diagnosticadas a veces pueden resultar ligeramente desconocidos.  

Se trata de una enfermedad neurodegenerativa, autoinmune e inflamatoria crónica que afecta a todo el sistema nervioso central del organismo, es decir, a los nervios ópticos, al cerebro y a la médula espinal. 

Según los informes del SEN (Sociedad Española de Neurología) en el año 2020 había un total de dos millones y medio de personas en todo el mundo conviviendo con esclerosis múltiple. De ellas, 47.000 residen en España, donde cada año se diagnostican, aproximadamente, 1.800 casos nuevos. Se calcula, además, que este número se ha duplicado en las últimas dos décadas, lo que hace que cada vez el número de personas diagnosticadas sea mayor. 

Actualmente se trata de una enfermedad sin cura por lo que es importante prestar atención a los síntomas que podamos tener y, en caso de recibir un diagnóstico que nos confirme la existencia de la enfermedad, tener una relación constante con nuestro neurólogo o neuróloga para poder gestionar con él o ella los procesos a seguir en las diferentes etapas de la enfermedad.  

Los síntomas iniciales de la esclerosis múltiple pueden asociarse también a otras enfermedades, por lo que muchas veces pensamos que se deben a otra causa e ignoramos la posibilidad de que los cause la esclerosis múltiple. Además, a la esclerosis múltiple se le suele llamar la 'enfermedad de las mil caras' porque se presenta en cada persona de forma distinta. 

Como hemos dicho, muchos de los síntomas de la fase temprana de la esclerosis múltiple no se asocian a ella o son difíciles de identificar. Además, el diagnóstico suele venir acompañado de un duro golpe emocional. A continuación los hemos dividido entre síntomas visibles y síntomas invisibles que suelen presentarse siguiendo la clasificación que hace Esclerosis Múltiple España.  

Síntomas visibles 

Son aquellos síntomas físicos e internos que se pueden identificar fácilmente, ya sea porque son muy distintivos, porque se ven fácilmente. Entre ellos los más distintivos son: 

  • Problemas intestinales o urinarios: Tener ganas de orinar frecuentemente, de manera muy urgente o incontinencia, así como el estreñimiento pueden ser síntomas tempranos de la esclerosis múltiple.  

  • Cosquilleo y entumecimiento: Notar este tipo de sensación en los músculos de manera continuada podría ser una consecuencia de la EM, del mismo modo que, en etapas un poco más avanzadas, lo pueden ser los temblores.  

  • Espasmos: Del mismo modo que el cosquilleo y el entumecimiento, los espasmos musculares involuntarios se asocian, en ocasiones, a la Esclerosis Múltiple.  

Síntomas invisibles 

Son aquellos que cuesta identificar, explicar a los demás y asociar a la esclerosis múltiple, ya que pueden tener muchas otras causas. En las primeras etapas estos síntomas pueden ser:  

  • Problemas de visión: De todos los problemas que podrían entrar dentro de esta categoría, los que se asocian a la fase inicial de la esclerosis múltiple son la visión borrosa, la visión doble, la neuritis (la inflamación de uno o más nervios), los movimientos oculares rápidos y los movimientos oculares involuntarios.  

  • Dolor: Puede afectar gravemente a la calidad de vida de las personas con EM y, a veces, cuesta identificarlo como una consecuencia de la Esclerosis Múltiple.  

  • Fatiga o debilidad: Este es uno de los síntomas invisibles que más pueden afectar a las personas en fase temprana de Esclerosis Múltiple y que más cuesta identificar como tal. Si notas fatiga constante, debilidad y cansancio, no los ignores. 

  • Disfunción sexual: No es un síntoma específico de esta enfermedad, pero sí que puede estar relacionado y es necesario prestarle atención.  

  • Problemas de equilibrio y mareos: Este es uno de los primeros síntomas que aparecen y es importante prestar atención a cualquier tipo de vértigo o mareo que se produzca de manera repentina repetidamente en situaciones de estrés y nerviosismo.  

  • Problemas cognitivos: Problemas de memoria a corto plazo, trastornos de la concentración, del razonamiento y del discernimiento pueden aparecer de manera relacionada con la Esclerosis Múltiple. Este tipo de problemas se pueden tratar con rehabilitación cognitiva.  

Como hemos visto, el número de síntomas es muy grande y muchos de ellos se asocian también a muchas otras causas. Por eso es importante que, en caso de que los detectes, acudas al médico para encontrar su causa. 

¿Quieres saber más sobre esclerosis múltiple y mejorar tu calidad de vida con esta patología?

Síguenos en redes sociales

Te esperamos en nuestras redes sociales.

¡No te pierdas nada!