En confinamiento, no descuides tu colesterol

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

Después de este 2020, que sin duda no ha sido fácil, seguimos en un estado de incertidumbre y pasando la mayor parte de nuestro tiempo en casa. Días de sofá, manta y un sinfín de películas que, para darnos una alegría, acompañamos de nuestros snacks favoritos.

Eso es, snacks, meriendas, aperitivos, comidas, cenas, dulce, salado… una forma de pasar el aburrimiento y mantenernos entretenidos durante un rato.

Si bien dice el dicho que “a nadie le amarga un dulce”, no debemos bajar la guardia puesto que la mayor parte del colesterol de nuestro organismo proviene de los alimentos que ingerimos. Durante este confinamiento, también sufrimos un cambio drástico de hábitos, como, por ejemplo, la disminución de la práctica de ejercicio. Todo esto sumado a la mayor ingesta de comida que se suele producir debido a esta situación, puede llevarnos a aumentar nuestros niveles de colesterol. Como sabréis, si los niveles de colesterol se elevan en exceso, producen lo que conocemos como hipercolesterolemia, que a su vez se asocia a un mayor riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular (como un infarto o un ictus). 

Recuerda que los expertos aconsejan que los niveles de colesterol total no superen los 190 mg/dl y que los niveles de colesterol “malo” estén por debajo de 115 mg/dl, siempre y cuando no se pertenezca a ningún grupo de riesgo. 

En pacientes considerados de muy alto riesgo, como los diabéticos tipo 2 y los que ya han sufrido alguna enfermedad cardiovascular, los niveles de colesterol “malo” deberían estar por debajo de 70mg/dl, e incluso las últimas recomendaciones marcan niveles todavía menores, como de 55. 

Podemos imaginarnos que la situación actual no cambiará mucho en el corto plazo. Trabajar desde casa, pocas actividades permitidas al aire libre y pasar mucho tiempo sin salir, puede incitarnos a no prestar tanta atención como de costumbre a aspectos verdaderamente trascendentes para el correcto funcionamiento de nuestro organismo como el colesterol. Por eso, recordamos la importancia de mantener una dieta sana y equilibrada además de seguir un estilo de vida activo a medida que se pueda.

Si a pesar de implementar estas prácticas en la rutina diaria, los niveles de colesterol siguen siendo elevados, no dudes en acudir a tu médico para controlarlo. Y si, una vez consultado con un profesional, finalmente se receta una medicación para bajar el colesterol, es importante ser constante y cumplimentar la pauta de tratamiento que se haya recomendado. 

Sabemos que estamos viviendo una situación complicada en todos los niveles, pero, aun así, no podemos olvidar seguir cuidando de nuestra salud. Para vivir muchos más momentos juntos cuando todo esto acabe, no descuides tu corazón.