¿Qué hacer si sospechas que tú o una persona cercana padece Mastocitosis Sistémica?

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

Los síntomas de la Mastocitosis Sistémica son muy variados y pueden confundirse con los de otras patologías. Esto, unido a la baja prevalencia de la patología que hace que sea prácticamente desconocida para muchos profesionales sanitarios, puede contribuir a que se infradiagnostique o a que el paciente tarde mucho tiempo en ser diagnosticado correctamente (2-3).

Mastocitosis Sistémica

Es por eso que ante la sospecha de que tú o una persona de tu entorno pueda padecer Mastocitosis Sistémica, el primer paso es consultarlo con tu médico de referencia. A partir de aquí, tu médico te hará una primera evaluación y si considera que podría tratarse de una Mastocitosis Sistémica probablemente te derive a otro especialista para confirmar el diagnóstico con las pruebas pertinentes.

Durante este proceso te recomendamos que te informes sobre la patología y sigas las recomendaciones y los consejos que te trasladen los especialistas. Es por eso que desde Tú cuentas mucho os facilitamos algunas preguntas que podéis plantear a vuestro médico o hematólogo en caso de confirmarse el diagnóstico de Mastocitosis Sistémica ¡Anótalas en tu libreta o móvil y trasládaselas en tu próxima visita!
 

  • ¿Qué tipo de Mastocitosis Sistémica tengo?
     
  • ¿Es mi Mastocitosis Sistémica un tipo de cáncer?
     
  • ¿Debería llevar un autoinyector de epinefrina?
     
  • ¿Cómo me afectará la patología?
     
  • ¿Qué cosas ya no puedo hacer?
     
  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?
     
  • ¿El tratamiento tiene algún riesgo?
     
  • ¿Qué efectos secundarios tiene el tratamiento?
     
  • ¿Mis síntomas desaparecerán cuando empiece el tratamiento?
     
  • ¿Cómo sabré si mi tratamiento está funcionando?
     
  • Si el tratamiento no ayuda, ¿cuáles son mis opciones?
     
  • ¿Puedo trasmitir la enfermedad a mis hijos?
     
  • ¿Hay grupos de apoyo a los que pueda unirme?