¿Cómo aliviamos la carga psicológica de la mujer cuidadora? Hablamos con Montserrat Tàrrech, psicóloga de la asociación Alzheimer Catalunya

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

El 89% de los cuidadores en España son mujeres de entre 45 y 65 años.1 Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), los cuidados de hombres mayores los desempeñan principalmente el cónyuge, seguido de sus hijas. Esto pone de manifiesto la importancia que tienen las mujeres en el cuidado de las personas con enfermedades crónicas.

Por este motivo y coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer, en Tú cuentas mucho, hemos querido homenajear a todas las mujeres que ejercen como cuidadoras de personas con alguna enfermedad crónica poniendo en valor su trabajo y recogiendo algunas recomendaciones para cuidar a la cuidadora y aliviar la carga emocional de esta responsabilidad.

Para comprender mejor cuál es el impacto psicológico y recoger algunos consejos prácticos sobre cómo aliviar la carga psicológica en la vida de las mujeres cuidadoras, hemos charlado con Montserrat Tàrrech, psicóloga de la asociación Alzheimer Catalunya.

Le preguntamos, en primer lugar, por las dificultades que, a nivel emocional, se encuentran las mujeres cuidadoras:

“Personalmente me he encontrado con mujeres cuidadoras de una edad avanzada (esposas, hermanas, amigas), o bien, más jóvenes (hijas, nueras, nietas…), es decir, de dos generaciones diferentes que cuidan familiares con Alzheimer.

La mayor dificultad es el vínculo y el tipo de relación. Se establece una relación de apego y dependencia, que les hace sentirse culpables por el hecho de darse espacio y tiempo para su propio cuidado. Cuando consiguen hacerlo, ya es por sobresaturación y porque el síndrome de estar quemadas las supera”.

Cuando le preguntamos sobre las diferencias entre hombres y mujeres a la hora de abordar los cuidados, Montserrat nos confirma que sí que las hay: “el hombre es más proclive a buscar ayudas de los hijos o de la red social. Generalmente, le resulta más sencillo desprenderse del ‘cuidar’, lo que no quiere decir que no lo sufra. Depende del tipo de relación; pero generalmente, siente más pena y tristeza, que culpa, como en el caso de la mujer”.

No queremos perder la oportunidad de aprovechar la experiencia de Montserrat para pedirle algunos consejos que puedan ayudar a las mujeres cuidadoras a cuidarse ellas mismas y a aliviar la carga emocional. Nos ha dado una lista, que compartimos contigo para que tomes nota:

  • Conseguir este espacio y tiempo para ellas, aunque sea poco y pueda ir aumentando progresivamente.
  • Pedir ayuda al resto de familiares o a la red social y sanitarias.
  • Compartir con otras personas, en situaciones parecidas, su situación personal y sus experiencias, vivencias, dificultades y logros, para poder liberarse de sus cargas emocionales y ampliar el ámbito relacional.
  • Participar en grupos sociales y lúdicos para no aislarse y favorecer las relaciones fuera del ámbito cotidiano.
  • Cuidar su estilo de vida: comer bien, hacer ejercicio, descansar, evitar factores de riesgo, relacionarse con el entorno social…
  • Hacer actividades de relajación y control del estrés: yoga, Tai Chi, masajes…

Así pues, después de estos consejos, solo nos queda reivindicar un mayor reconocimiento para el trabajo de las cuidadoras y más iniciativas que fomenten la igualdad de género también en la atención y cuidado de personas con una enfermedad crónica o, de algún modo, dependientes.

Queremos pedirte que aproveches este Día Internacional de la Mujer para reconocer a otras mujeres cuidadoras su trabajo y compartas con ellas estos consejos que nos ha dado Montserrat, y que, desde Tú cuentas mucho, le agradecemos muchísimo.

Si eres cuidadora de una persona con insuficiencia cardíaca, te recomendamos también que descargues esta guía para aprender a cuidar y a cuidarte. ¡Feliz Día internacional de la Mujer!