¿Es hereditario el Alzheimer? Causas y factores de riesgo

Parece que estás utilizando una versión antigua de Internet Explorer que no es compatible. Le aconsejamos que actualice su navegador a la última versión de Microsoft Edge, o que considere el uso de otros navegadores como Chrome, Firefox o Safari.

Bottom of hero banner

La relación entre el Alzheimer y la genética es una cuestión que preocupa mucho a las familias en las que hay antecedentes por si puede ser una enfermedad hereditaria.

Gracias a la investigación, hoy en día se han identificado algunos genes asociados con la enfermedad de Alzheimer. Unos genes que aumentan la probabilidad de desarrollar la enfermedad (genes de riesgo). Otros serán causa segura de padecerla (genes determinantes), aunque estos son raros. 1

El gen más común asociado con la forma más frecuente de enfermedad de Alzheimer es un gen de riesgo llamado apolipoproteína E (APOE), que tiene tres formas comunes1:

  • APOE e2 (la menos común en la población y que parece disminuir el riesgo de Alzheimer)
  • APOE e3 (la más común y que no parece incidir en el riesgo de Alzheimer)
  • APOE e4 (de frecuencia intermedia entre las dos anteriores y que se relaciona con un incremento del riesgo de padecer Alzheimer). 

Sin embargo, el hecho de que el gen esté presente no implica, por sí sola, que vayamos a desarrollar la enfermedad, ya que existen otros factores de riesgo que también influyen. En el 99% de los casos, la genética no es un factor determinante en la aparición de la enfermedad de Alzheimer1. Solo en 1 de cada 200-500 casos la enfermedad se transmite de padres a hijos.3

En el 99% de los casos, la genética no es un factor determinante en la aparición de la enfermedad de Alzheimer1.
 

La investigación sugiere que una serie de factores más allá de la genética pueden desempeñar un papel en el desarrollo y curso de la enfermedad de Alzheimer3:

  • Edad. El principal factor de riesgo de la enfermedad de Alzheimer esporádica es la edad. La incidencia y prevalencia de la enfermedad de Alzheimer aumenta con la edad, especialmente por encima de los 65 años. La cantidad de personas con la enfermedad se duplica cada 5 años después de los 65 años. Aproximadamente un tercio de todas las personas mayores de 85 años podría tener la enfermedad de Alzheimer.2
     
  • Sexo femenino. Ser mujer también es un factor de riesgo, 2 de cada 3 nuevos casos son mujeres, aunque no se conoce bien el motivo.3
     
  • Así, el tabaquismo, el sedentarismo, la hipertensión arterial, la obesidad y la diabetes mellitus aumentan el riesgo de sufrir la enfermedad de Alzheimer.3
     
  • Por otro lado, otros factores como la baja escolaridad, el aislamiento social, la depresión y la presencia de mala audición también aumentan el riesgo de sufrir la enfermedad.3

El Alzheimer no está genéticamente determinado en la mayoría de los casos (no es lo que entendemos como “hereditario”). Aunque ciertos aspectos genéticos pueden aumentar el riesgo de desarrollar esta enfermedad, no son determinantes para su aparición. Además de la edad y la genética, existen otros factores de riesgo que podemos modificar adoptando hábitos de vida saludables.1