La relación entre el cáncer de mama y la menopausia

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

La edad y los niveles de estrógeno afectan el riesgo, el tratamiento e incluso el pronóstico de esta enfermedad, pues existe una incidencia directa en esta etapa vital por la que todas las mujeres pasan.

La mayoría de los diagnósticos de cáncer de mama se producen en mujeres posmenopáusicas. Se estima que en España el 78% de los casos de cáncer de mama se presenta en este segmento de mujeres(1). Aún así, existen datos que demuestran que la menopausia precoz es un factor protector de padecer cáncer de mama. Una mujer con una menopausia natural a los 45 años tiene la mitad de riesgo de padecer cáncer de mama que la mujer que tiene la menopausia a los 55 años(2).

Hablamos de menopausia natural, pero lo que suele ocurrir a muchas mujeres pre-menopáusicas diagnosticadas con cáncer de mama es que presentan una menopausia inducida de forma transitoria o permanente debido a tratamientos como la quimioterapia, la extirpación de ovarios o la administración de fármacos que inhiben la ovulación. Pese a esto, no todos los tratamientos quimioterapéuticos provocan este efecto de la misma forma y existen variaciones en función de la edad y la susceptibilidad personal de la mujer.

Durante esta fase de transición inducida hacia la menopausia a causa del cáncer de mama, es normal que experimentes distintos cambios y síntomas(4), tanto a nivel físico como emocional, por eso, debes estar preparada para afrontar los cambios de la manera más saludable posible. Los síntomas más comunes son:

  • Síntomas vasomotores, como sofocos y sudores.
  • Síndrome genitourinario de la menopausia (GSM), que presenta síntomas muy variados que pueden afectar a la vagina, la vulva y el tracto urinario (sequedad vaginal, dolor, irritación…).
  • Síntomas musculoesqueléticos (dolor en articulaciones y músculos).
  • Cambios en el estado de ánimo, estabilidad emocional, alteración del ciclo sueño-vigilia y síntomas depresivos.
  • Alteración en la vida sexual por disminución del deseo sexual habitual (libido).
     

Hacer frente al cáncer de mama es una lucha difícil, y para muchas mujeres el hecho de pasar por una menopausia inducida y todos los cambios y síntomas que esto implica puede suponer una dificultad añadida con la que lidiar.

Es por eso que es fundamental que cuides tu alimentación , hagas ejercicio regularmente y hables con tu oncólogo , ya que te ayudará a lo largo de este proceso. Todas estas acciones te pueden ayudar a afrontarlo de forma más positiva y optimista.

Sigue informándote sobre cáncer de mama en la web y en nuestras comunidades en redes sociales Facebook y Twitter.