¿Se puede prevenir la EM?

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad crónica de la que se desconocen las causas, por tanto, no es posible prevenirla. Sin embargo, existen algunos consejos que te ayudarán a paliar sus síntomas y mejorarán tu calidad de vida.

Si tu médico de confianza ya te ha diagnosticado EM, estos cuidados generales y cambios en tu estilo de vida te ayudarán a controlar los síntomas y sentirte mejor.

  1. En primer lugar, facilita al equipo de profesionales de la salud que tratan tu EM la información necesaria para para que puedan preparar un programa que se adapte a tu estilo de vida y expectativas. Informarles de si trabajas o no, si eres una persona activa o incluso si estás pensando quedarte embarazada, en el caso de las mujeres, pueden ser datos clave que determinarán los cuidados que te convienen.

  2. Mantente activo. Practicar ejercicio de forma habitual te ayudará a mantener los músculos flojos , dormir mejor, mejorar el equilibrio o regular los movimientos intestinales, entre otros beneficios. Así pues, consulta con tu médico o especialista cuáles son los ejercicios que mejor se adaptan a tu condición física para mantener una actividad constante. 

  3. Come sano y procura que tu dieta sea equilibrada y acorde a tu edad y nivel de actividad. Recuerda que mantener una buena alimentación es siempre beneficioso, aunque seas una persona sana.

  4. Mantén una actitud positiva. La EM provoca cansancio y en ocasiones depresión, por lo que procura mantener una actitud positiva y estar preparado para cuando surjan estas dificultades. Debes tener en cuenta que la evolución de la EM y sus síntomas pueden variar de unas personas a otras: mientras que algunas personas tienen muy poca progresión y su enfermedad avanza lentamente, en otras, la progresión de la enfermedad es más severa y rápida. Así pues, cada caso requerirá de unos cuidados concretos. Encontrarás más consejos sobre cómo cuidarte en la sección ¿Cómo me puedo cuidar?