La adherencia al tratamiento en enfermedades respiratorias. Por qué es importante y qué cambia con COVID19

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

Si tienes alguna enfermedad crónica y tomas medicación regularmente seguro que has oído hablar a menudo del término ‘adherencia’. En este artículo te explicamos qué es, por qué es importante a tenerla en cuenta en las patologías respiratorias y cuáles son las recomendaciones de las principales sociedades científicas para la pandemia de COVID-19.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la adherencia es el grado en que el comportamiento de una persona (tomar el medicamento, seguir una dieta o ejecutar cambios de estilo de vida) se corresponde con las recomendaciones acordadas con su médico. Por eso, cuando hablamos de adherencia al tratamiento, nos referimos al grado en el cual una persona toma la medicación de acuerdo con la dosificación, el programa prescrito y el tiempo de tratamiento indicado.

Los últimos datos sobre adherencia demuestran que tan solo el 50% de los pacientes con enfermedades crónicas tiene un adecuado cumplimiento terapéutico, cifras que se incrementan cuando se analizan enfermedades respiratorias que precisan de un tratamiento inhalado, como el asma o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Los pacientes con baja adherencia al tratamiento suelen responder a diferentes grados y tipos de incumplimiento: errático (olvidar tomar la medicación), deliberado (no la toma porque no quiere) e involuntario (no la toma por desconocimiento de la enfermedad o de su tratamiento). Además, ante la situación de crisis sanitaria que estamos viviendo, muchas personas con enfermedades crónicas han tenido dificultades en el seguimiento de su tratamiento, lo cual puede generar confusión.

¿Tienes asma? Estas son las recomendaciones ante el COVID-19

Durante la pandemia del coronavirus a muchos pacientes con enfermedades crónicas les han surgido dudas acerca de cómo seguir con su tratamiento: ¿puedo suspender mi tratamiento?, ¿puedo modificar la toma de mis medicamentos? o ¿qué debo hacer si tomo fármacos biológicos?

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) aconseja no suspender ni modificar ninguno de los tratamientos para el asma. En el caso de las personas con asma grave que reciben tratamiento con fármacos biológicos, hay que tener en cuenta que la suspensión del tratamiento supone un riesgo de pérdida de control del asma con el consiguiente riesgo de agudizaciones o incluso ingreso hospitalario.

La mayoría de los fármacos biológicos disponibles para el tratamiento del asma disponen de sistemas que facilitan la autoadministración, por lo que los pacientes que reúnan criterios (administración hospitalaria de dosis previas supervisadas sin evidencia de reacciones adversas serias, perfil cumplidor, comprobación de habilidad para correcta realización de la técnica) sería aconsejable la autoadministración en domicilio para disminuir el riesgo de contagio en el hospital. Este proceso es imprescindible siempre acordarlo con el médico que gestiona tu caso.

Además, si empleas ventilación mecánica no invasiva en tu domicilio, es indispensable que también la sigas usando, para que tu enfermedad se mantenga estable y evitar que se descompense, junto con la medicación habitual que tengas prescrita.

Los pacientes con EPOC están entre los más afectados por el COVID-19

Según las indicaciones de Global Initiative for Chronic Obstructive Lung Disease (GOLD) lo más recomendable es mantener la terapia regular. Varios estudios muestran que los pacientes con EPOC tienen de 4 a 6 veces más riesgo de desarrollar COVID-19 severo. 

¿Por qué es importante la adherencia al tratamiento?

Las consecuencias de la falta de adherencia se pueden resumir en un empeoramiento de la calidad de vida del paciente, una falta de control de la enfermedad, una mayor probabilidad de recaídas y agravamientos o la aparición de efectos secundarios o intoxicaciones. Es por eso que es fundamental que sigas recomendaciones de tu médico y no modifiques ni suspendas la toma de tu medicación sin antes consultarlo con un profesional sanitario.


Si quieres seguir informado sobre patologías respiratorias, mantente atento a los canales de Facebook Twitter de Tú cuentas mucho.