¿Cómo afectará la Leucemia Mieloide Crónica (LMC) a mi vida sexual?

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

La Leucemia Mieloide Crónica (LMC) es una enfermedad hematológica que no solo te puede afectar a nivel físico sino que, como ocurre en cualquier otro tipo de cáncer, también es normal que experimentes cambios psicológicos y emocionales en todos los ámbitos de tu vida1.

Seguramente uno de los temas más difíciles de abordar sea tu vida sexual y el modo en que la enfermedad y tu estado psicológico ha afectado a este aspecto tan íntimo de tu vida. Por eso, puede ser que tras el diagnóstico de esta enfermedad o durante el tratamiento te hayas planteado algunas preguntas al respecto: ¿qué cambiará?, ¿cómo afectará a mi relación de pareja? o ¿con quién puedo hablarlo?

Cada persona es única, de modo que la forma en que cada uno afronta la enfermedad será diferente. Algunas personas tienden a sentirse más cercanas a sus parejas. Otros no sufren ningún cambio y consiguen mantener el equilibrio en sus relaciones personales y en su apetito sexual2.

Recuerda que, por lo general, la LMC si se detecta en una fase crónica ofrece un buen pronóstico, con una esperanza de vida similar a la de la población general3, por lo que deberás seguir las indicaciones de tu hematólogo en términos de tratamiento e interiorizar tu nueva vida con LMC.

En otros casos, los cambios físicos, la preocupación por la salud y otros aspectos como el cansancio o los cambios hormonales que pueden conllevar la enfermedad se traducen en una disminución del interés sexual. También es posible que sientas que tu necesidad de cariño, intimidad y contacto físico no disminuye, pero la sensación de vulnerabilidad psicológica derivada del diagnóstico puede afectar a tu autoestima y dificultar las relaciones sexuales con tu pareja2. Cuando surjan estas inquietudes lo primero que hay que hacer, es hablar de ello.

Habla con tu médico
Igual que hablas con tu doctor sobre cómo la enfermedad afectará a tu alimentación, tu capacidad para volver al trabajo, hacer ejercicio… la sexualidad es otro aspecto más de tu vida sobre el que puedes consultarle con total tranquilidad. ¡No sientas vergüenza!

Generalmente, los tratamientos para la leucemia mieloide crónica son bien tolerados. Pese a esto, en ocasiones es normal que provoquen algunos efectos secundarios leves de forma pasajera, que pueden afectar a la vida íntima del paciente. Algunos de estos efectos secundarios3 serían dolornáuseasretención de líquidoscansanciosequedad vaginal o molestias abdominales, por eso hablar con tu hematólogo tanto sobre las afectaciones tanto físicas como emocionales que puedes tener te ayudará a gestionar mejor la enfermedad.

Si no te sientes cómodo compartiendo tus preocupaciones sexuales con tu médico, recuerda que otros profesionales de la salud como sexólogos, psicólogos, o psico-oncólogos pueden ayudarte a tener una comunicación más sincera con tu pareja.

La comunicación es clave
La sexualidad ha sido un tema tabú durante muchos años, y a veces puede ser difícil hablar sobre sexo, incluso con tu propia pareja. No obstante, ser capaz de hablar con naturalidad sobre tus inquietudes, sentimientos o deseos es fundamental para retomar la confianza y la intimidad. A continuación, te damos algunos consejos para que mejores la comunicación con tu pareja y disfrutes de una vida sexual más satisfactoria2:

  • Expresa qué deseas y qué prefieres en cada momento, sé sincero con tus deseos y necesidades.
  • Buscad y explorad nuevas formas de proporcionar y recibir placer. 
  • Habla con tu pareja de sus preocupaciones y temores. Es posible que él o ella también tenga inquietudes que no se atreve a expresar.

Si quieres seguir recibiendo información sobre Leucemia Mieloide Crónica, estate atento a nuestra página web y no olvides seguirnos en nuestras redes sociales Facebook Twitter.