Cómo ha cambiado la vida de los pacientes trasplantados

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

Desde el primer trasplante de riñón en 1965, se han transferido cientos de miles de órganos en todo el mundo y se han salvado miles de vidas. Según la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), desde 1989 en España se han realizado 72.166 implantes renales, 27.382 hepáticos y 8.534 cardíacos. 

¿Sabías que el primer trasplante renal con supervivencia a largo plazo tuvo lugar en en 1954? Fue en el Hospital Brigham de Boston y el donante y el receptor eran dos gemelos homocigóticos, lo que garantizaba la ausencia de rechazo inmunológico.

En España, el primer trasplante renal que culminó con éxito fue en 1965, en el Hospital Clínic de Barcelona, donde lograron implantar en una mujer de 35 años un riñón procedente de una persona fallecida en un accidente de tráfico. El injerto funcionó y la paciente evolucionó favorablemente con una larga vida postrasplante, que finalizó con el rechazo del órgano: lo normal, teniendo en cuenta que en aquella época los riñones debían tener un parecido genético casi exacto ante la poco arsenal farmacológico existente contra el rechazo.

España, líder mundial en trasplante
En 2019, en España, se batió un nuevo récord: 2.301 donantes y 5.449 pacientes trasplantados, posicionándonos como líder mundial durante 28 años consecutivos. Además, tiene la lista de espera por trasplante renal más baja del mundo. Según la Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón, en España los pacientes que fallecen en lista de espera para trasplante renal apenas superan el centenar anualmente y que un paciente renal fallezca en lista de espera para trasplante "es una situación excepcional".

Si observamos las cifras sobre trasplante renal,  de un total de 55.143 pacientes en tratamiento de sustitución renal (trasplante o diálisis), el 51,9% han sido trasplantados con un injerto que funciona, frente al 42,6% que reciben hemodiálisis y el 5,5% que están en diálisis peritoneal.

Desmontando mitos sobre el paciente trasplantado
A día de hoy, la mayoría de las personas trasplantadas poseen una gran calidad de vida: la supervivencia al año de las personas con trasplante hepático es en la actualidad superior al 85%. Además, son muchos los aspectos que han mejorado en los últimos años: la cirugía, la medicación y la esperanza de vida.

Aún así, pese a que a menudo se asocia el trasplante como el ‘final’ del proceso, hay que tener en cuenta que después del trasplante, empieza una nueva etapa de desafíos y cuidados para el resto de la vida de estos pacientes.

Para las personas con trasplante, los cuidados tomarán un papel primordial en sus vidas, tanto para evitar el rechazo del nuevo órgano, como para evitar complicaciones derivadas en los otros sistemas. Visitas médicas rutinarias, toma de medicamentos inmunosupresores, mantenimiento de un estilo de vida y una alimentación adecuada… Son algunos de los aspectos que deben tener en cuenta las personas trasplantadas para mejorar su calidad de vida a largo plazo.

Presente y futuro del trasplante
El trasplante renal ha experimentado importantes cambios en los últimos años, especialmente en lo que se refiere a las formas de donación, donde se han introducido modalidades como el trasplante renal cruzado, las cadenas de trasplantes y el donante samaritano en la donación de vivo, o la donación en asistolia en el caso de la donación de personas fallecidas.

Además, la medicación suministrada a este tipo de personas también ha mejorado de forma radical, sobre todo, desde que hace 30 años Novartis descubrió el primer inmunosupresor.  Fue un momento decisivo en la historia del trasplante de órganos, pues la tasa de supervivencia al año del injerto renal cambió de aproximadamente un 50% a más de un 80%.

A día de hoy se siguen investigando terapias innovadoras y nuevos enfoques para el apoyo a largo plazo de los trasplantes que permitieran una supervivencia más larga y el desarrollo de la función del órgano trasplantado sin comprometer la capacidad del paciente para responder a la infección.

 

¿Quieres saber más sobre lo último en innovación?

Síguenos en redes sociales

Te esperamos en nuestras redes sociales.

¡No te pierdas nada!