Los peligros del autodiagnóstico y la automedicación

Parece que estás utilizando una versión antigua de Internet Explorer que no es compatible. Le aconsejamos que actualice su navegador a la última versión de Microsoft Edge, o que considere el uso de otros navegadores como Chrome, Firefox o Safari.

Bottom of hero banner

Internet se ha convertido en un arma de doble filo para el cuidado de la salud. Por un lado promueve la interacción de médicos y pacientes y facilita el acceso a gran cantidad de información y, por otro, existe el peligro del autodiagnóstico.

Es un gran riesgo no acudir a consulta con el médico pensando que se pueden encontrar las respuestas en internet o por sentido común, cuando en realidad lo único necesario es el consejo de un profesional.

Riesgos del autodiagnóstico1

  • Diagnósticos equivocados: se puede ignorar información acerca del problema, haciendo que se diagnostique erróneamente. Por ejemplo, alguien podría pensar que tiene ansiedad, pero un examen profesional puede descubrir un problema médico grave, como una arritmia del corazón. 

  • Tratamiento incorrecto: las personas pueden llegar a tratarse a sí mismas con métodos que no funcionan, que son ineficientes o que pueden llegar a perjudicar la salud. 

  • Convertirse en un/a hipocondríaco/a: confundirse con enfermedades más graves.

  • Poca fiabilidad: no todas las webs de Internet están en posición de ofrecer consejos médicos.

Un 24% de los españoles se automedica sin prescripción médica, según un estudio reciente de la aseguradora Aegon. La cifra se eleva en las mujeres de mediana edad al 31,1%. ¿Por qué? 

Entre los principales motivos registrados en una encuesta sobre la automedicación están:

  • El creer saber de antemano lo que el médico les va a recetar (40%).

  • Piensan que lo que les pasa no es grave (el 36%).

  • Las largas listas de espera para conseguir cita con un médico (17,6%)2.

La automedicación puede suponer el retraso en el diagnóstico de estas patologías, que impiden el acceso al tratamiento adecuado a tiempo, o la resistencia al tratamiento que sí sería necesario. 

Por ejemplo, la utilización indiscriminada de antibióticos a través de la automedicación para patologías de origen vírico, como gripe o resfriados, trae como consecuencia que los antibióticos pueden dejar de ejercer su efecto cuando haga falta.

Enfermedades de los campos de la salud cardiovascular, neurológica, oftalmológica, reumatología o dermatológica se pueden llegar a confundir con otras patologías y por lo tanto tomar medidas sin previo consentimiento de los profesionales. Lo más importante es acudir a la consulta con un profesional sanitario, que es quien debe diagnosticar cualquier patología y recomendar un tratamiento específico.

Consecuencias de la automedicación irresponsable 

  • Toxicidad: efectos secundarios, reacciones adversas y, en algún caso, intoxicación.

  • Falta de efectividad: porque se hace uso de ellos en situaciones que no son necesarias.

  • Dependencia o adicción a los medicamentos.

  • Enmascaramiento de procesos clínicos graves y consecuentemente retraso en el diagnóstico y tratamiento de la patología.

  • Interacciones con otros medicamentos, potenciación o disminución de su efecto.

  • Resistencias a los antibióticos. Un uso excesivo de antibióticos puede hacer que los microorganismos desarrollen mecanismos de resistencia y dejen de ser eliminados por estos antibióticos.

María Pilar Arroyo Aniés, miembro del grupo de utilización de medicamentos de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) afirma: “es un riesgo grande si no se sabe manejar bien, que nos expone a que el tratamiento sea ineficaz, a que se retrasen los diagnósticos o a que puedan llegar las reacciones adversas”, advierte también2.

El presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM), Luis González Díez, señala que otra de las razones de las personas para automedicarse es la falta de tiempo para acudir al médico.

Aunque existen medicamentos que no necesitan receta médica y se pueden adquirir en la farmacia, deben utilizarse con precaución ya que esto no significa que no puedan resultar perjudiciales. Antes de hacer uso de ellos es importante que el farmacéutico indique cómo debemos administrarlos correctamente.

Es el profesional médico quien debe diagnosticar cualquier enfermedad e indicar el tratamiento que considere más adecuado, colaborando de esta forma a que el paciente se informe de los perjuicios para la salud que puede ocasionar la automedicación sin supervisión médica.

No lo olvides, acude a consulta y no te automediques, cuida de tu salud.

Curated Tags

Síguenos en redes sociales

Te esperamos en nuestras redes sociales.

¡No te pierdas nada!