Descubre lo que debes saber para entender la DMAE

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

Como ya te hemos explicado otras veces, la degeneración macular asociada a la edad (DMAE) es una afección de la vista asociada a personas mayores de 50 años y que afecta a la visión central. Esto hace que se pierda calidad de visión, dificulta la percepción de los detalles en las imágenes y algunas actividades cotidianas como la conducción o la lectura.

En este artículo queremos explicarte lo que necesitas saber para entender mejor la DMAE y ayudarte a llevar mejor el día a día, si te ha tocado vivir con esta patología.

En un inicio, esta patología se manifiesta cuando la persona que la desarrolla empieza a ver una mancha borrosa en el centro de su visión. A medida que la enfermedad avanza, la mancha se hace más grande y es posible que se vean las líneas rectas torcidas u onduladas.

Esto se debe a que la DMAE afecta la retina, pero no siempre lo hace de la misma forma. Es por eso que existen dos tipos distintos de DMAE, cada uno con causas y afectaciones distintas. Bien se trata de un tipo u otro, es fundamental para detener la progresión de la enfermedad la detección precoz y el rápido diagnóstico. Si la DMAE se trata a tiempo y adecuadamente, se puede prevenir la pérdida de visión.

Pero ¿cómo se diagnostica la DMAE? La herramienta fundamental que usan los oftalmólogos para el diagnóstico de la DMAE es la rejilla de Amsler: un folio cuadriculado con un punto negro grueso situado en el centro. Dependiendo del resultado de esta prueba, el oftalmólogo puede decidir realizar más pruebas para confirmar o descartar que se trate de DMAE.

Como hemos comentado al principio, esta patología está asociada a personas mayores de 50 años, y es que este es el principal factor de riesgo para desarrollarla. Sin embargo, existen otros, como el alcohol o el tabaco, que puedes evitar para prevenir la DMAE.

Si vives con esta patología, quizás has notado un empeoramiento en tu calidad de vida ya que la DMAE ha afectado algunas actividades de tu día a día. Si es tu caso, debes saber que puedes incorporar ciertos hábitos a tu rutina para convivir mejor con esta afección y ganar autonomía e independencia personal.

Esperamos haberte ayudado a conocer mejor la DMAE. Recuerda que en Tú cuentas mucho puedes encontrar más contenido sobre esta patología. Y si hay algo que echas de menos, puedes contactar con nosotros en nuestra página de Facebook o Twitter y trataremos de darte más información sobre la patología.