Este es el equipo multidisciplinar de especialistas médicos que trata los tumores neuroendocrinos

Parece que estás utilizando una versión antigua de Internet Explorer que no es compatible. Le aconsejamos que actualice su navegador a la última versión de Microsoft Edge, o que considere el uso de otros navegadores como Chrome, Firefox o Safari.

Bottom of hero banner

La colaboración de diferentes especialistas es muy importante para evaluar a los pacientes de manera conjunta y coordinada, ya que se trata de tumores muy variables en cuanto a su localización, la secreción de las diferentes hormonas y su grado de diferenciación. Este equipo de profesionales se conoce como comité multidisciplinar de TNE y se encarga de diagnosticar y orientar el tratamiento de cada caso a través de las distintas disciplinas, como las clínicas, las radiológicas, de laboratorio y quirúrgicas.

Los especialistas que componen este comité son: 

  • Los patólogos: Analizan la biopsia o muestra del tumor, y realizan el diagnóstico de certeza. Definen también la diferenciación histológica (la semejanza de las células del tumor respecto a las del tejido sano) y el índice proliferativo o índice Ki67 (el aumento del número de células a partir de la diferenciación celular), que mide la velocidad de crecimiento del tumor. Estos parámetros indican la agresividad del tumor y ayudan a elegir el mejor tratamiento.

  • Los bioquímicos: Determinan los valores de las hormonas implicadas en cada tumor en la sangre o en la orina.

  • Los endocrinólogos: Son médicos especializados en las enfermedades relacionadas con las hormonas, el metabolismo y los problemas nutricionales. Eligen el tratamiento contra los síntomas que se producen por la alteración de la producción hormonal.

  • Los especialistas en el aparato digestivo: Realizan los estudios endoscópicos (que consiste en la introducción de una cámara dentro de un endoscopio a través de nariz, boca o ano para poder tomar una muestra del tejido tumoral) para el diagnóstico y tratamiento del tumor.

  • Los radiólogos: Hacen estudios de imagen para conocer la localización y tamaño del tumor y para valorar la presencia de metástasis. Utilizan técnicas como el escáner o la tomografía computarizada.

  • Los especialistas en medicina nuclear: Tienen un doble papel ya que se encargan del diagnóstico molecular por imagen SPECT o PET. Además, son los responsables del tratamiento con radioligandos.

  • Los oncólogos médicos, oncólogos radioterápicos y cirujanos oncológicos: Se encargan de coordinar el tratamiento para cada caso. 

Cuando no hay síntomas, el diagnóstico se establece a través de la cirugía, la endoscopia o una biopsia de un órgano, guiada por una técnica de imagen como la ecografía o el escáner. De esta manera se obtiene tejido que el patólogo analiza para confirmar el diagnóstico de un TNE. 

Sin embargo, cuando aparecen síntomas debidos a las alteraciones hormonales, los endocrinólogos y los oncólogos médicos trabajan en el diagnóstico y el control de los trastornos antes de cualquier otra actuación. 

En el caso de tumores localizados, se suele elegir la cirugía radical, para la que se necesitan cirujanos especializados, mientras que para pequeños tumores del estómago o del intestino, la resección o eliminación del tumor se realiza por técnicas endoscópicas, llevadas a cabo por especialistas del aparato digestivo

Con algunos pacientes se aplica radioterapia para completar el tratamiento quirúrgico o para controlar el dolor en caso de metástasis, fundamentalmente, en los huesos. 

Hay situaciones en las que se pueden realizar tratamientos dirigidos al hígado o emplear radioligandos, procedimientos que llevan a cabo radiólogos vasculares y especialistas en medicina nuclear

En el caso de los TNE que no se pueden operar, las opciones de tratamiento son diversas y el oncólogo médico (con la colaboración del endocrinólogo) debe realizar un adecuado diagnóstico para: 

  • Conocer la extensión del tumor y los órganos que están afectados. 

  • Determinar si se asocia con un síndrome hormonal. 

  • Determinar la agresividad tumoral.