Novartis investiga las enfermedades infecciosas

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

Muchos de los avances más importantes de la medicina moderna están bajo amenaza (agentes infecciosos, inteligentes y tenaces, como las Bacterias multi-resistentes están debilitando su valor). Por este motivo, el equipo de Enfermedades Infecciosas del NIBR, liderado por el Director Global Don Ganem, está comprometido con el descubrimiento de nuevas y más efectivas formas de combatir las infecciones bacterianas y virales.

“Muchos de los avances de la medicina en los que nos basamos actualmente, también nos hacen vulnerables ante las infecciones, por eso debemos ser capaces de gestionarlos para encontrar sus beneficios”, dice Ganem. “Pensemos en la quimioterapia: no podemos usar tratamientos de quimioterapia si no podemos proteger a los pacientes con cáncer de la susceptibilidad a infecciones provocada por estos agentes. Lo mismo ocurre con la Inmunosupresión : el NIBR tiene un equipo completo dedicado al trasplante de órganos, pero la inmunosupresión que esos pacientes necesitan hace que sean un blanco fácil para las infecciones. Por ese motivo, tenemos un programa dedicado a las infecciones virales en personas receptoras de trasplantes”.

Actualmente, los hospitales a nivel mundial se encuentran especialmente amenazados por las llamadas “súper bacterias” (superbugs, en inglés): bacterias que han desarrollado resistencia a los antibióticos más fuertes. Mientras algunas de las grandes compañías farmacéuticas han abandonado la búsqueda de nuevos antibióticos que superen esta resistencia, en gran parte debido a las inherentes dificultades científicas, el NIBR está asumiendo el reto.

“Desde un punto de vista científico, hay dos obstáculos principales”, afirma Ganem. “Primero, las bacterias han tenido millones de años para desarrollar fuertes defensas”. Por lo tanto, cuentan con una coraza en forma de membranas exteriores difícilmente permeable. Los pocos fármacos que consiguen atravesar esta coraza a menudo son expulsados inmediatamente por el flujo o bombas de expulsión activa, o desactivados modificando las enzimas del interior de la bacteria".

“Otro problema es que muchas de las moléculas que componen nuestra librería química estándar están optimizadas para actuar en las células humanas y no en las células de las bacterias”, dice Ganem, haciendo referencia a las grandes librerías usadas para detectar nuevos potenciales medicamentos. “Por lo que es probable que no contemos con los mejores materiales para empezar”.

El NIBR está buscando superar las diferentes defensas que presentan las bacterias a través de la modificación de antibióticos existentes y del uso de nuevas entidades químicas. Uno de los antibióticos modificados por el NIBR, que es más resistente a las enzimas defensoras de la bacteria que su predecesor, se espera que esté disponible en 2016.

Además de las súper bacterias, el equipo de las Enfermedades Infecciosas del NIBR se centra también en las  infecciones virales severas, incluyendo las infecciones virales respiratorias. Asimismo estudia los virus oportunistas que atacan a pacientes inmunocomprometidos, como los receptores de trasplantes e infecciones crónicas severas como la hepatitis B. En esta área surgen nuevos retos científicos.

“En virología, el problema es diferente”, explica Ganem. “Como los virus crecen en las células humanas, nuestras librerías químicas contienen muchas moléculas adecuadas para alcanzar sus virus objetivo. Pero cada virus requiere una terapia específica adaptada a su propia biología. Es necesario decidir cuáles son las infecciones más importantes y el mejor objetivo bioquímico para actuar dentro de cada uno de ellos”.

Los programas actuales están investigando pequeñas moléculas que inhiben las enzimas víricas clave. Pero al final del camino, Ganem predice un cambio para su equipo. “Si tuviera que imaginar cómo será la próxima generación de antivirales, creo que serán capaces de modular nuestra respuesta inmune”. Él visualiza enfoques que son análogos con inmunoterapias para el cáncer, en la cual el sistema inmunitario del ser humano es activado o modulado. Este trabajo acaba de empezar. “El equipo está en una etapa temprana en la investigación, pero tiene potencial de transformación”.