10 pautas para mejorar los síntomas de la insuficiencia cardíaca

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

Si te han diagnosticado insuficiencia cardíaca o alguien cercano a ti vive con esta enfermedad es importante que sepas que se trata de una enfermedad crónica para la que no existe cura. No obstante, también debes saber que incorporando algunas rutinas sencillas al día a día, no tiene por qué ser un obstáculo para mantener una vida saludable y activa.

Así pues, aquí te dejamos estas recomendaciones básicas para que la insuficiencia cardíaca esté en todo momento bajo control y no te impida llevar una vida plena:

  1. Controla tu peso a diario: pésate todos los días. Mejor en ayunas y sin ropa. Si es preciso, apunta tu peso para que puedas observar los cambios de un día para otro. Recuerda que el aumento de peso es uno de los síntomas de la aparición y empeoramiento de la insuficiencia cardíaca.

  2. Reduce la sal de las comidas. Como máximo una cucharadita de café o 2 gramos al día.

  3. Limita la ingesta de líquidos a 1,5 litros diarios. Esta cantidad incluye el agua, la leche, las sopas y todos los líquidos que tomes a diario.

  4. Realiza ejercicio diariamente: caminar, montar en bici o cualquier otra actividad que te apetezca, pero procura realizar como mínimo de 15 a 30 minutos a diario. Si te sientes muy cansado durante la actividad o notas alguna molestia, descansa y continúa de forma suave. Si el cansancio persiste o las molestias son continuas, consulta a tu médico o enfermera para que valoren el tipo de ejercicio que es recomendable en tu caso concreto.

  5. Evita los malos hábitos como el alcohol y el tabaco.

  6. Vacúnate contra la gripe y el neumococo. Las personas con IC tienen más riesgos ante estas enfermedades y por tanto son más vulnerables. Por tanto, mejor prevenir.

  7. No te olvides de tomar tu medicación. Para mantener la enfermedad bajo control es imprescindible que sigas tu tratamiento tal y como te ha indicado tu médico. Procura no olvidarte ninguna toma ni tomar medicamentos de más. Ayúdate de un pastillero u otros útiles que te ayuden a recordar y confirmar cuándo has tomado tu tratamiento.

  8. Evita tomar antiinflamatorios y comprimidos efervescentes. Consulta a tu médico si hay otras alternativas.

  9. Confía en tu equipo médico. Ellos te ayudarán a controlar la enfermedad. Consúltales antes de iniciar cualquier tratamiento, en caso de observar efectos adversos de la medicación o en caso de tener fiebre.

  10. Por último, ten en cuenta estos consejos para prevenir un episodio de insuficiencia cardíaca, los puedes encontrar aquí.