Cómo apoyar a un niño con cáncer

Parece que estás utilizando una versión antigua de Internet Explorer que no es compatible. Le aconsejamos que actualice su navegador a la última versión de Microsoft Edge, o que considere el uso de otros navegadores como Chrome, Firefox o Safari.

Bottom of hero banner

El cáncer es una enfermedad que genera incertidumbre y miedo, dos sentimientos que pueden afectar aún más cuando es un niño quien lo padece. Por ello, y con motivo del Día del Niño con Cáncer, queremos apoyar, además de a todos los pequeños, a los familiares que conviven con ellos y con su patología.

La aceptación y conocimiento sobre la enfermedad por parte de los padres ayudará a que hablen con sus hijos sobre el cáncer, mediante explicaciones sinceras y fáciles de comprender.

Al hablar con tu hijo, es importante tener en cuenta tres principios:

  • Sé honesto y abierto.
  • Explica el cáncer y el tratamiento usando palabras que tu hijo pueda entender.
  • Comparte detalles adecuados para la edad y el nivel de desarrollo de tu hijo.

Si te comunicas de manera transparente y abierta, se establecerá la confianza necesaria y se fortalecerá la relación. 

Es muy probable que, en algún momento del tratamiento, tu hijo escuche la palabra cáncer, es algo inevitable y natural.Si hablas sobre la enfermedad en lugar de evitarla, lograrás que tu hijo lo trate con naturalidad y, además, se aliviará la tensión de mantenerse siempre alerta:

  • Si no le cuentas a tu hijo qué está pasando es probable que haga suposiciones o use la imaginación. Y lo que imaginan suele ser más dañino que la verdad.
  • Cuanto más entiendas y apoyes a tu hijo, menos miedo sentirás. Y él/ella también.
  • Si eres sincero, disminuirá la preocupación, la confusión y las ideas equivocadas.

¿Cómo debes afrontar la situación?

La mayoría de los niños y adolescentes suelen hacerse las mismas preguntas: ¿Qué es el cáncer? ¿Por qué me he puesto enfermo? ¿Voy a mejorar?

Necesitan información para afrontar los tratamientos o procesos, entender sus sentimientos y tener algún tipo de control sobre su situación. Pero, sobre todo, necesitan sentirse queridos y rodeados de personas que se preocupan por ellos:

  • Permite que haga preguntas y que estas guíen la conversación. Si tu hijo se siente seguro como para hacerlas, quiere decir que quiere recibir más información.
     
  • Explícale los términos que escucha habitualmente, como cáncer, tumor, quimioterapia y efectos secundarios.
     
  • Anímalo a que comparta sus sentimientos y pregúntale cómo se siente, podrá sobrellevar mejor la situación cuando reciba respuestas a sus preguntas.
     
  • Corrige la información equivocada. Tu hijo puede tener ideas formadas sobre el cáncer basadas en situaciones que pueda haber visto en televisión o la información que escuchó de familiares o amigos.
     
  • Si tiene hermanos, recuerda que también necesitarán explicaciones para entender la situación.
     
  • Hazle saber que no está solo y que, aunque el camino sea difícil, lo importante es sentirse apoyado, pensar en positivo y ser fuerte.

Hoy más que nunca, es importante dar visibilidad a esta enfermedad y a la realidad con la que conviven muchos niños y padres. Si estás pasando por un proceso como este, recuerda, ¡no estás [email protected]!