Consejos para tratar las enfermedades de la piel que empeoran con el frío

Parece que estás utilizando una versión antigua de Internet Explorer que no es compatible. Le aconsejamos que actualice su navegador a la última versión de Microsoft Edge, o que considere el uso de otros navegadores como Chrome, Firefox o Safari.

Bottom of hero banner

Los cambios que traen las estaciones y la llegada del frío afectan a tu piel, y la bajada de temperaturas empeora diferentes patologías dermatológicas como la psoriasis, la dermatitis atópica, la urticaria o el acné. Así puedes prevenir y tratar las enfermedades dermatológicas que empeoran en invierno:

Psoriasis

Los cambios bruscos de temperatura, además del estrés, infecciones y ciertos medicamentos, pueden actuar como desencadenantes de brotes, causando enrojecimiento, descamación, dolor e inflamación en tu piel.

Es muy importante prevenir estos efectos evitando el uso excesivo de la calefacción para que la piel no se reseque, así como mantener una correcta higiene y una buena hidratación en las superficies cutáneas que tengan placas de psoriasis. 

Dermatitis atópica

La dermatitis atópica es un tipo de eczema que provoca descamación, irritación y rojeces en la piel, una patología inflamatoria cutánea crónica y que afecta a un elevado porcentaje de personas de todas las edades. 

En invierno el picor se intensifica porque las bajas temperaturas y el aire seco y frío habitual durante estos meses deshidrata este tipo de piel.

Consejos para prevenir y tratar la psoriasis y la dermatitis atópica

  • Asegúrate de estar hidratado/a.

  • No uses la calefacción en exceso, ya que puede provocar sequedad en la piel.

  • Mantén una correcta higiene diaria para evitar infecciones, usando jabones hidratantes no desengrasantes.

  • No utilices perfumes ni colonias en exceso, porque pueden deteriorar la piel.

  • Incorpora hábitos sanos, como una dieta saludable, no beber alcohol ni fumar, realizar ejercicio y controlar el estrés.

  • Realiza una rutina de fotoexposición, controlada e indicada por los especialistas.

  • Elige prendas de algodón para pieles más secas o delicadas.

  • No utilices suavizante.

  • Incorpora alimentos que contengan antioxidantes. Aquí tienes una lista de los mejores para tu piel.

Urticaria 

El viento, el frío y el agua fría son algunos de los desencadenantes de la urticaria por frío, cuyos síntomas surgen al entrar en contacto con el frío intenso. Es más común en niños y personas jóvenes, causando picor, inflamación y ronchas de color rojo en la piel.

Existen varios tipos de urticaria posibles, por lo que es aconsejable realizar la prueba del cubito de hielo para confirmar si se trata de esta afección específica. Una vez diagnosticada, se aconseja aplicar medidas preventivas en el día a día, entre las que destacan:

  • Llevar guantes y ropa que proteja del frío.

  • Evitar la práctica deportiva a bajas temperaturas.

  • Evitar alimentos y bebidas frías.

  • Ducharse con agua que no esté fría.

  • Consultar con el especialista acerca del uso de antihistamínicos o corticoides.

Acné

Los casos de acné también aumentan con la bajada de temperaturas. No significa que el acné empeore en invierno, sino que se dispara durante estos meses debido a que esta patología vuelve a su curso habitual después del verano. 

¿Por qué? porque el verano es la época en la que la exposición solar tiene un efecto antiinflamatorio en las lesiones del acné y en invierno se produce un “efecto rebote” que debemos prevenir.

Consejos para cuidar y tratar la piel acneica en invierno: 

  • Extrema las medidas de higiene para eliminar el exceso de grasa y sudor en la piel.

  • Usa limpiadores suaves que no alteren los lípidos que forman parte de la barrera cutánea.

  • Exfolia tu piel 1 vez a la semana.

  • Acude al dermatólogo para que te indique el mejor tratamiento según las necesidades de tu piel.

Además, ten en cuenta que, durante esta época, puedes sufrir quemaduras en la piel, porque, que el día esté nublado no significa que el sol no afecte. De hecho, con el frío, los rayos solares se multiplican.

Algunos de los síntomas a los que debes prestar atención son: aspecto y textura áspera de la piel, comezón, picazón, ardor, grietas y fisuras. También es común tener molestias como labios partidos, queilitis angular —boqueras— y rosácea —piel roja en mejillas y nariz—.

Recuerda que es muy importante consultar con tu médico siempre que veas cualquier cambio en tu piel para que te pueda pautar las medidas de prevención y tratamiento más adecuadas para mantener bajo control cualquier enfermedad. Los dermatólogos serán tus mejores aliados contra las enfermedades de la piel en cualquier momento del año.

 

Curated Tags

¿Quieres saber más sobre enfermedades de la piel y mejorar tu calidad de vida?

Síguenos en redes sociales

Te esperamos en nuestras redes sociales.

¡No te pierdas nada!