Si tienes policitemia vera, ¡cuida tu salud cardiovascular con estos consejos!

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

El buen tiempo y los días largos son la combinación perfecta para planear unas vacaciones y recargar energía. En este artículo te hablaremos de la Policitemia Vera (PV), una enfermedad de la sangre que no debería impedirte disfrutar de unas merecidas vacaciones.  

Seguramente ya sabes que la Policitemia Vera es una enfermedad hematológica poco común, que tiene su origen en un mal funcionamiento de la médula ósea. Esta enfermedad, que forma parte de los síndromes mieloproliferativos ocurre porque las células de la sangre (en este caso los glóbulos rojos) incrementan su número en sangre más de lo necesario y esto conlleva a que la sangre sea más espesa. Debido a esto, hay dificultades en la circulación de la sangre, contribuyendo al desarrollo de otras patologías asociadas (1).

A pesar de todo esto, con el el tratamiento adecuado y el acompañamiento del médico, la Policitemia Verano debería impedirte disfrutar de las vacaciones. A continuación, te damos una serie de recomendaciones que seguramente te vendrán muy bien para planear tu verano y evitar los contratiempos si padeces esta enfermedad crónica.
 

  1. Antes de hacer las maletas, visita a tu médico y consulta con el especialista las necesidades específicas que puedas tener en tu caso. No dudes en plantearlo durante tu visita de rutina, pues seguramente lo que te aconsejara el hematólogo serán medidas de autocuidado y de precaución.
     
  2. Planifica los medicamentos que te serán necesarios y ¡lleva algunos de reserva! Tanto si es un viaje corto, como si te vas por una temporada más larga, es recomendable llevar un poco más de tu receta habitual para evitar obstáculos o dificultades a la hora de obtener la medicación. Aunque las vacaciones sean el momento para romper con la rutina, tu tratamiento no lo debes modificar y por eso es mejor prevenir y así evitar cualquier percance.
     
  3. Con las recomendaciones del médico y los medicamentos en la maleta, no te dejes tus mapas, guías y planes. No olvides que aparte de planear todas las experiencias inolvidables de tu viaje, es importante que planifiques momentos de descanso y tranquilidad, pues la fatiga causada por la Policitemia Vera también puede acompañarte en tus vacaciones. Por esto, escucha a tu cuerpo e identifica el ritmo que mejor te va para combatir la fatiga.
     
  4. Coge tu pasaporte… ¡y la tarjeta sanitaria! No está de más evaluar si te vendrá bien contratar un seguro médico de viajes, sobre todo si tus vacaciones tienen un destino internacional, dado que los sistemas sanitarios no funcionan igual en todo el mundo. Investiga un poco y consulta las condiciones de la póliza para poder tomar una decisión que se adapte a tus necesidades. Además, apunta los números de contacto y la dirección de algún centro sanitario cercano a tu alojamiento, por si te hiciese falta.
     
  5. Por último, pero no menos importante, no te olvides de tus compañeros de aventura y explícales las necesidades específicas de tu patología. Esto también aplica si haces excursiones o si contratas guías, pues comunicarles adecuadamente tu situación te ayudará a enfrentar cualquier contratiempo con más facilidad. Incluso pueden ser un gran apoyo en el momento de escoger la mejor dieta para ti durante tus vacaciones.

 
Y ahora que ya tienes las maletas con todo lo que necesitas, ¡disfruta de unas merecidas vacaciones!