¿Cómo se trata la policitemia vera?

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

La policitemia vera es una patología hematológica crónica, es decir, no tiene cura. Se trata de una enfermedad que te acompañará siempre, por ello es importante que sepas qué opciones de tratamiento y control de los síntomas te propondrá tu médico para que la policitemia vera impacte lo mínimo posible en tu vida diaria.

Te interesará saber que, con un tratamiento y control adecuados, las personas con policitemia vera, tienen las mismas expectativas de vida que una persona sin esta enfermedad1.
 

¿Cuál es el tratamiento de la policitemia vera?

La policitemia vera se caracteriza fundamentalmente por un crecimiento descontrolado de la cantidad de glóbulos rojos, lo que provoca algunos de los síntomas frecuentes de la enfermedad. Para controlar los síntomas, tu médico puede recurrir a varias opciones terapéuticas, cada una dirigida a reducir los síntomas por vías diferentes.

Además del tratamiento farmacológico, seguir algunas pautas para llevar una vida activa, en la medida de tus posibilidades, y evitar malos hábitos, te pueden ayudar a mejorar tu calidad de vida. Te las explicamos aquí abajo:

  • Hacer ejercicio: como hemos comentado anteriormente, esta patología afecta al nivel de glóbulos rojos en sangre. Practicar ejercicio moderado te puede ayudar a mejorar el flujo sanguíneo y evitar posibles coágulos.
     
  • Dejar el tabaco: el tabaquismo es un hábito poco saludable que debe evitarse en cualquier situación. En el caso de padecer policitemia vera puede aumentar el riesgo de sufrir un infarto ya que provoca el estrechamiento de los vasos sanguíneos. Es también importante controlar el resto de factores de riesgo cardiovascular según las directrices de tu médico.
     
  • Cuida tu piel: el picor es uno de los síntomas que puede manifestar esta patología. Para evitarlo, es recomendable que tomes baños en agua fría e incorpores almidón. Intenta no rascarte para no dañar la piel y aumentar el riesgo de infección.
     
  • Adáptate a las temperaturas extremas: el frío y el calor extremos pueden influir en un flujo sanguíneo deficiente, aumentando el riesgo de sufrir lesiones derivadas de estas temperaturas extremas. Acostúmbrate a usar ropa de abrigo en manos y pies en invierno mientras te proteges del sol y bebes abundante líquido en verano.

Estos consejos te pueden resultar muy útiles para mejorar tu calidad de vida si tienes policitemia vera. Si quieres conocer mejor esta patología sigue con nosotros en Tú cuentas mucho ¡Te seguiremos informando!

¿Quieres saber más sobre la policitemia vera y mejorar tu calidad de vida con esta patología?

Síguenos en redes sociales

Te esperamos en nuestras redes sociales.

¡No te pierdas nada!