Consejos para adaptar tu entorno laboral si vives con PTI

Parece que estás utilizando una versión antigua de Internet Explorer que no es compatible. Le aconsejamos que actualice su navegador a la última versión de Microsoft Edge, o que considere el uso de otros navegadores como Chrome, Firefox o Safari.

Bottom of hero banner

Vivir con trombocitopenia inmune primaria (PTI) puede tener un impacto en diferentes ámbitos de tu día a día. En tu círculo familiar, en tu rutina diaria, en tu vida social, y hasta en tu trabajo. 

Puede que sientas que la fatiga sea uno de tus principales obstáculos a la hora de desarrollar tu trabajo con normalidad si convives con PTI

Aquí tienes tres recomendaciones básicas, según la asociación alemana Leben mit ITP, que te ayudarán a adaptarte en tu entorno laboral: 

  • Adapta tus tareas a los momentos en los que la fatiga sea menor o te encuentres con más fuerzas. Por eso es muy importante que escuches a tu cuerpo. Si un día sientes dolor o no has descansado, valora si puedes teletrabajar o realizar menos horas a recuperar otro día. 

  • Habla de tu patología con tus compañeros y superiores: de esta forma, entenderán tu situación y sabrán cómo actuar en caso de que necesites apoyo extra.  Es importante que puedas tratar con naturalidad tu enfermedad con tu equipo de trabajo y con tus superiores, porque ¡eres igual de buen profesional! 

  • Reduce el estrés: trata de encontrar formas de reducir los momentos estresantes en tu vida diaria. Identifica aquellas situaciones y/o personas que crean estrés en tu vida y trata de evitarlas. También puedes realizar prácticas como el yoga o la meditación

Consejos para manejar la fatiga 

A continuación, te damos algunos consejos que pueden ayudarte a mantener la fatiga a raya y manejar mejor tu patología: 

  • Opta por pautas más saludables en tu dieta y en tu estilo de vida 

  • Duerme las horas que necesite tu cuerpo 

  • Haz un seguimiento de tu nivel de plaquetas 

  • Actividades como el yoga, caminar o la meditación también pueden ayudarte a mantenerte positivo. 

Si quieres descubrir más consejos para combatir algunos de los síntomas y mejorar tu estado de ánimo si tienes PTI ¡no te pierdas este artículo! 

Recuerda que tu hematólogo también te puede acompañar en este proceso y te puede facilitar guías o materiales con muchas más recomendaciones. Así que en la próxima visita ¡no dudes en preguntarle!