Hospitalización por insuficiencia cardíaca: guía para cuidadores

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

A veces, las personas con insuficienca cardíaca (IC) pueden necesitar un ingreso hospitalario a causa de un empeoramiento de los síntomas. Este hecho pone en alerta a las personas que cuidan de alguien afectado por IC. Si es tu caso, debes saber que tu apoyo supone una gran ayuda para la persona con IC. Por eso es importante que tengas en cuenta algunos consejos.

El camino hacia la recuperación no termina cuando el afectado por IC cruza las puertas del hospital. Tu ayuda es muy necesaria, sobre todo, durante los días posteriores a su hospitalización. Durante este período, es imprescindible estar alerta a los síntomas con el objetivo de evitar otra visita de urgencia al especialista.

Para ayudarte a sobrellevar esta situación, aquí tienes una sencilla guía para cuidadores de personas con IC.

Del hospital a casa: una guía para cuidadores

Durante la estancia en el hospital

Durante el ingreso en el hospital, es importante comunicarte con el médico para comprender el motivo de la hospitalización:

  • ¿Su condición está empeorando o su corazón se debilita?

  • ¿Quizás el tratamiento actual no está dando buenos resultados y habría que revisarlo?

  • ¿Qué podría hacerse para evitar futuras hospitalizaciones? Es necesario entender todos los aspectos del plan de tratamiento que se ha diseñado en el hospital: esto te ayudará a cuidar de la persona con insuficiencia cardíaca.

La hospitalización a causa de un episodio de IC traerá consigo la oportunidad de revisar el plan de tratamiento que estaba siguiendo la persona que cuidas. Comparte con el equipo médico cualquier otro trastorno o problema de salud que hayas identificado, ya que éstos pueden tener un impacto en el nuevo tratamiento.

Preparándote para el alta

A medida que se acerquen los días para llevar al paciente a casa, es importante que establezcas un plan de alta junto al médico. Es recomendable que solicites al especialista unas directrices claras sobre cómo cuidarle.

Estas son algunas preguntas que podrías hacerle al doctor:

¿A qué síntomas debo prestar atención?

Pregunta al equipo médico qué síntomas debes vigilar y cuál es su significado.

Si detecto alguno de estos síntomas, ¿qué debo hacer?

Define un plan de acción si se producen algunos de estos síntomas¿En qué caso será necesario llevarle al hospital? ¿En qué otro será suficiente con una llamada al especialista?

¿Puedo monitorizar síntomas por mí mismo?

El personal médico puede brindarte algunas herramientas de monitorización, como por ejemplo un tensiómetro. Pregúntales sobre cómo debes hacer el seguimiento.

¿Ha habido cambios en el plan de medicación?

Averigua cuáles son los medicamentos que tendrá que tomar y con qué frecuencia deberá hacerlo. ¿Cuál será la persona de contacto en el hospital para plantearle dudas sobre el tratamiento?

¿Cuál es el nivel adecuado de actividad?

¿Existen actividades que deba o no pueda hacer después de ser ingresado en el hospital?

¿Hay restricciones o recomendaciones en la dieta?

¿Qué comidas deberá evitar? ¿Cuáles serán especialmente beneficiosas?

¿Quién va a realizar un seguimiento del tratamiento una vez llegue a casa?

¿Cómo puedes asegurarte de que la información del hospital llega hasta su médico habitual?

Sabemos que comunicarse con el médico no siempre es fácil, por ello esperamos que estos consejos te sean útiles para que las conversaciones con el especialista sean fluidas.

Preparativos para la llegada a casa

La hospitalización por insuficiencia cardíaca dura generalmente entre cinco y diez días, dependiendo del estado de la persona: siempre es mejor escuchar las recomendaciones del médico para decidir el mejor momento para abandonar el hospital. Una vez sepas cuando va a llegar a casa la persona con IC, es recomendable prepararse para su llegada lo antes posible. Esto puede implicar a otros familiares, amigos y vecinos para formar una red de apoyo. Informar a otras personas sobre la situación, tratamiento y cuidados necesarios ayudará a asistirle cuando lo necesite.

Además, podrían requerirse algunas medidas prácticas, como un cambio de cama al piso de abajo, un acceso para sillas de ruedas, una planificación del transporte entre la casa y el hospital, y la gestión de entrega de comidas.
Asimismo, podría ser necesario solicitar ayuda de personal de soporte a domicilio.
Las asociaciones de pacientes también son una gran ayuda para ti y alguien afectado de IC si necesitáis apoyo o simplemente compartir vuestra situación con personas que ya han pasado por lo mismo.

El día del alta

Antes de que abandone el hospital, asegúrate de tener claras las fechas de las próximas visitas. Dependiendo de las recomendaciones del médico, podrían programarse en una fecha próxima a la partida del hospital. También, es importante establecer una línea de contacto con el equipo de cuidadores: averigua si tienen teléfono o un portal de telemedicina.

Si es posible, pide un informe de alta para presentárselo a cualquier otro médico que visite al paciente con el fin que este actualizado con todos los cambios.

Antes de que abandonéis el hospital, asegúrate de plantearle al médico o enfermera todas las dudas que tengas. Invierte diez minutos para hacer una lista de preguntas y asegúrate de resolverlas todas antes de llegar a casa.

Hogar, dulce hogar

El afectado por IC ha llegado a casa, pero eso no significa que haya finalizado su recuperación. Asegúrate de controlar sus síntomas igual que lo estaban haciendo los médicos en el hospital. Si necesitas ayuda para identificarlos, puedes utilizar esta guía de síntomas.

Recuerda que es muy importante que te cuides: sólo podrás ayudar a otro si te cuidas a ti mismo. Así que, asegúrate de contar con una red de familiares, amigos y vecinos para que te den soporte con el fin de tomarte un descanso de vez en cuando.

Hacia adelante

Como cuidador, siempre vas a tener un importante papel en la vida de una persona con insuficiencia cardíaca, más allá de la hospitalización. Una vez se haya recuperado totalmente de la hospitalización, puedes animarle a cuidar de sí mismo y a tomar el control de la patología.