Los síntomas de la Enfermedad de Células Falciformes

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

La Enfermedad de células falciformes (ECF) o drepanocitosis o también conocida como anemia falciforme es una enfermedad hereditaria relacionada con la presencia en los glóbulos rojos de una hemoglobina mutada, llamada HbS. En artículos anteriores hemos hablado sobre qué es la Enfermedad de Células Falciformes y cuáles son sus causas y a continuación te explicamos los principales síntomas que se experimentan con esta enfermedad de la sangre.

El impacto que esta enfermedad tiene en tu organismo viene originado por una mutación de la hemoglobina que afecta al correcto funcionamiento de los glóbulos rojos y provoca distintos síntomas. A continuación, te explicamos cuáles son los principales y qué los provoca:
 

  1. Cansancio: Los glóbulos rojos falciformes son más débiles y se rompen más fácilmente cuando circulan por los vasos sanguíneos. Esto puedo llevar a anemia, condición caracterizada por una disminución de los glóbulos rojos con manifestaciones en la persona como cansancio, palidez y dificultad respiratoria.”
     
  2. Crisis o episodios de dolor: la mayoría de las personas con anemia falciforme tienen dolor. Sus glóbulos rojos son más rígidos y tienen forma de hoz. Esto provoca que se agreguen y taponen los pequeños vasos sanguíneos con más facilidad. El bloqueo del flujo sanguíneo puede causar un dolor muy fuerte, sobre todo en los huesos, y también en otras zonas del cuerpo como en la zona del tórax, el bazo o la cabeza. La intensidad del dolor varía y puede durar desde unas pocas horas hasta semanas, convirtiéndose en algunos pacientes en dolor crónico.
     
  3. Pigmento amarillento: en las personas con drepanocitosis también se da la situación que los glóbulos rojos se debilitan y se rompen (proceso conocido como hemólisis), liberando así un pigmento amarillo llamado bilirubina. La bilirrubina puede acumularse en la piel y los ojos, haciendo que tengan un aspecto amarillento, así como en otras partes del organismo.
     
  4. Infecciones frecuentes: la anemia falciforme también altera el sistema inmunitario, que es el que lucha contra las infecciones, de modo que se pueden producir infecciones severas.
     

Los signos y síntomas de la anemia de células falciformes varían de una persona a otra y cambian con el tiempo. Además, hay que tener en cuenta que puedes ser portador del rasgo falciforme pero no experimentar ningún síntoma. Por esto, te recomendamos que contactes con el hematólogo antes cualquier duda.

Encontrarás información completa y de calidad sobre la Enfermedad de Células Falciformes en la web para pacientes.