5 ejercicios que puedes hacer si tienes artritis psoriásica

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

¿Puedo hacer ejercicio aunque tenga artritis psoriásica? ¡Claro que sí! El deporte es muy beneficioso para todas las personas, lo único que debes hacer es adaptarlo a las necesidades de tu cuerpo. Nos ayuda a mantenernos flexibles, aumenta la fuerza de nuestros huesos y músculos, reduce el desgaste de los cartílagos y mejora nuestro estado de ánimo. ¿Qué más necesitas para empezar a moverte ahora mismo?

Aquí van algunas ideas que puedes empezar a poner en marcha ya mismo:

  • Caminar: pasea por sitios tranquilos y procura no forzar la marcha, ve a tu ritmo, así evitarás sobrecargar las articulaciones. ¡Sólo necesitas una botella de agua y un buen par de zapatillas deportivas!
  • Ejercicios acuáticos: el agua tibia ayuda a relajar los músculos y a disminuir el dolor. Además, reduce el impacto de nuestro cuerpo con el suelo, por lo que no castiga tus articulaciones.
  • Montar en bicicleta: esta es otra de las actividades que no sobrecarga las articulaciones, lo único que debes vigilar es no poner mucha resistencia al pedal. Se recomienda utilizar una bicicleta estática fija, para evitar caídas o lesiones, pero si te apetece salir a pedalear al aire libre, te servirá además de distracción.
  • Ejercicios de fortalecimiento: es decir, ejercicios para incrementar la fuerza y la resistencia muscular. Puedes consultar a tu médico o fisioterapeuta cuáles son los más beneficiosos para tu caso en concreto, ya que en función del desarrollo de tu artritis psoriásica, serán más recomendables unos que otros.
  • Ejercicios de amplitud de movimiento: giros de cabeza, círculos con los hombros, estiramiento de brazos… Este tipo de ejercicios mejora la estabilidad y la flexibilidad de las articulaciones.  Si no sabes cómo empezar, habla con tu médico para que te oriente y ¡empieza a practicar!

Ten en cuenta que estas son unas guías generales y que en cada persona el desarrollo de la enfermedad requerirá de un programa de ejercicio determinado, así que déjate aconsejar por un médico especialista. Y, sobre todo, ten en cuenta que mantenerte activo te ayudará a mantener una actitud positiva, así que ¡prepárate y actívate!

Síguenos en redes sociales

Te esperamos en nuestras redes sociales.

¡No te pierdas nada!