Cambios en tu entorno tras el diagnóstico de la EA

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

Toda persona que es diagnosticada de espondilitis anquilosante (EA) se enfrenta a diferentes cambios en su entorno, ya que esta patología se caracteriza por los fuertes dolores en la parte baja de la espalda y la pérdida progresiva de movimiento articular.

Estos síntomas te obligarán a hacer determinados cambios en tu día a día y en tu entorno familiar cercano, sobre todo al comienzo de la convivencia con la enfermedad. Por eso es importante que estés preparado y aprendas a afrontarlos.

Vamos a ver los cambios más comunes que las personas con EA se pueden encontrar en su entorno:

Familiar
Piensa que el diagnóstico es igual de duro para ti como para tu familia, por ello es fundamental que todos os informéis lo máximo posible sobre la enfermedad y consultéis todas las dudas con tu médico. No importa la pregunta que hagas, lo importante es que tu médico os de las respuestas que necesitáis para saber qué ocurrirá de ahora en adelante y cómo podéis afrontar juntos esta nueva situación.

La espondilitis no te va a impedir tener una pareja o tener hijos, aunque si deberás tener en cuenta una serie de factores en relación con la paternidad y la vida de pareja.

Y si ya tienes una familia, es probable que ellos tengan que adaptarse a tu nueva situación, pero sin dejar de hacer planes juntos, simplemente, deberán entender tus nuevas necesidades y limitaciones que puedas encontrarse.

De la misma forma, tú deberás darles tiempo también para que asimilen estos cambios y necesidades que surgirán en ti. Es vital que la comunicación con ellos sea fluida y sincera, para poder afrontar el diagnóstico de la mejor forma posible.

Social
Al igual que con la familia, el no dejar de lado tu vida social te ayudará a llevar la enfermedad con una actitud mucho más positiva. Igualmente, deberás de darles tiempo para que también asimilen tu nueva situación, igual que tú estás trabajando en eso.

No dudes en expresar todo lo que sientes a tus amigos y amistades cercanas, para que puedan comprender totalmente lo que la espondilitis anquilosante conlleva, aunque intenta que la patología no se vuelva el tema principal de todas vuestras conversaciones y salidas.

Tanto con tu familia como con tus amigos, comparte las malas noticias o los sentimientos negativos para desahogarte, pero tan importante es compartir estos sentimientos negativos como las buenas noticias que te hacen sentir bien contigo mismo y ver que la patología no está pudiendo contigo. Así que procura encontrar un equilibrio y contarles tanto lo malo como lo bueno.

Laboral
En cuanto a tu entorno de trabajo, los cambios que puedas notar dependerán mucho de tu profesión. Si tu trabajo te obliga a hacer esfuerzos muy grandes para tu espalda o a mantener la misma postura durante mucho tiempo, procura hacer ejercicios que preparen tu cuerpo y te ayuden a disminuir los dolores. Consulta a tu médico o fisioterapeuta qué opciones te recomiendan.

En algunos casos es posible que te veas obligado a cambiar tu puesto de trabajo, o a cambiar de trabajo directamente, pero esto es algo que deberás valorar tú mismo a medida que vayas conviviendo con la EA y veas cuáles son las limitaciones que está poniendo en tu camino.

En cualquier caso, no es sencillo ocultar la espondilitis, ya que necesitarás permisos para acudir al médico o adaptar tu entorno de trabajo, peor lo que es recomendable comunicar tu situación a jefes y compañeros para que puedan ayudarte a adaptar tus tareas y tu puesto cuando sea necesario.

Buscar ayuda externa, sobre todo en los comienzos, puede hacerte ver la patología desde otra perspectiva. No te avergüences si ves necesario el apoyo de un psicólogo o, por ejemplo, de acudir a una asociación de pacientes. Hablar con profesionales y compartir y escuchar las experiencias de otras personas suele ser un gran apoyo.

Si quieres conocer más consejos para mejorar tu calidad de vida con espondilitis anquilosante, puedes visitar la web https://espondilitisconfuturo.org/ donde encontrarás información y recursos de calidad preparado por profesionales. También dispone de retos para que te pongas tus propios objetivos y no te dejes vencer por la enfermedad

Y si quieres más información sobre esta y otras patologías crónicas, solo tienes que seguirnos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.

¿Quieres saber más sobre la espondilitis anquilosante y mejorar tu calidad de vida con esta patología?

Síguenos en redes sociales

Te esperamos en nuestras redes sociales.

¡No te pierdas nada!