Sigue estos consejos para conducir si tienes espondilitis anquilosante

Parece que estás utilizando una versión antigua de Internet Explorer que no es compatible. Le aconsejamos que actualice su navegador a la última versión de Microsoft Edge, o que considere el uso de otros navegadores como Chrome, Firefox o Safari.

Bottom of hero banner

Las espondiloartritis es un grupo de enfermedades reumáticas que presentan características comunes entre ellas. Se caracterizan por la inflamación de distintas articulaciones, entre ellas las vértebras (columna vertebral), las sacroilíacas (espalda baja y nalgas) y entesis (zona de inserción en el hueso de un tendón o un ligamento; ej.: talón).

En este caso, la espondiloartritis axial, es aquella que afecta principalmente a la columna vertebral y articulaciones sacroilíacas. Podemos diferenciarla en:
 

  • Espondiloartritis axial no radiográfica: El principal síntoma es el dolor lumbar o lumbalgia producido por la inflamación se denomina dolor lumbar inflamatorio. Este tipo de dolor lumbar se caracteriza por un comienzo lento y progresivo y suele cursar con rigidez o dolor lumbar matutino de más de 30 minutos.


Además, suele alcanzar su punto álgido durante la segunda mitad de la noche, obligando al paciente a levantarse y caminar para notar sensación de alivio o el cese del dolor.

Tal y como su nombre indica, no hay lesión visible por radiografía simple, pero que si se puede observar la inflación por resonancia magnética.
 

  • Espondilitis Anquilosante: Los primeros signos y síntomas de la espondilitis anquilosante pueden incluir dolor y rigidez en la espalda lumbar y las caderas, en particular por la mañana y después de períodos de inactividad. El dolor y la fatiga en el cuello también son comunes. Con el tiempo, los síntomas pueden empeorar, mejorar o detenerse a intervalos irregulares.

 
En este caso, la lesión sí que se puede observar por radiografía porque existe una neoformación ósea.

Estas lesiones reducen la calidad de vida del paciente, ya que los síntomas afectan al día a día de las personas que conviven con estas patologías. 

Toda la familia de enfermedades que forman las espondiloartritis comparten las dificultades de realizar un diagnóstico correcto y precoz, y este es un punto clave para adaptar un tratamiento eficaz al paciente en etapas tempranas, donde todavía no se hayan producido daños en la estructura ósea. 

En los últimos años, gracias a los avances en tecnología e investigación, se ha reducido el tiempo medio que se tarda en detectar esta patología, aunque este tiempo sigue siendo elevado y es mayor en el caso de las mujeres.5

Es importante que trates tu patología con un especialista, en este caso el reumatólogo. Aprovecha cada visita para consultarle con total confianza cualquier duda respecto a la evolución de la enfermedad, sobre el tratamiento y cualquier cosa que te preocupe. 

Si quieres conocer más consejos para mejorar tu calidad de vida con Espondiloartritis Axial, puedes visitar la web https://espondilitisconfuturo.org/ donde encontrarás información y recursos de calidad preparado por profesionales. También dispone de retos para que te pongas tus propios objetivos y no te dejes vencer por la enfermedad.

Y si quieres más información sobre esta y otras patologías crónicas, ¡síguenos en nuestras redes sociales Facebook y Twitter!

¿Quieres saber más sobre la espondiloartritis axial y mejorar tu calidad de vida con esta patología?

Síguenos en redes sociales

Te esperamos en nuestras redes sociales.

¡No te pierdas nada!