¿Tienes espondilitis anquilosante? ¡Apúntate estos ejercicios y mejora tus síntomas!

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

Seguramente sabrás que hacer deporte de forma regular es beneficioso para la salud de todas las personas, pero para las personas con espondilitis anquilosante (EA), hacer ejercicio suave y de forma regular ayuda, además, a mejorar sus síntomas. Por eso, desde Tú cuentas mucho, queremos proponerte unos ejercicios para que te actives y los adaptes a las necesidades de tu cuerpo.  

El Atlas de Espondiloartritis Axial en España 2017” ha demostrado que la realización regular de ejercicio mejora, de forma significativa, el dolor, la situación funcional y síntomas como el sueño y la fatiga, entre otros. Además, ha concluido que los ejercicios que han demostrado su eficacia en las personas con espondilitis anquilosante son los siguientes: ejercicios aeróbicos, de fortalecimiento y movilidad articular o programas específicos como el Pilates y la natación. ¿A qué esperas para empezar a moverte? ¡Actívate!

Te contamos por dónde empezar:

  • Caminar: probablemente hayas escuchado que caminar regularmente es beneficioso para la salud…y no es mentira. Además, puedes adaptar perfectamente tu ritmo a las necesidades de tu cuerpo. Así que, procura dar paseos por terrenos llanos y con poca pendiente y ¡actívate!

  • Ejercicios de fortalecimiento: es decir, ejercicios para aumentar la resistencia muscular y movilidad articular. Hay muchos y muy diversos, por eso te recomendamos consultar con tu médico cuáles son los ejercicios de fortalecimiento que puedes realizar y te dirá cuáles son los más beneficiosos en tu caso.

  • Natación: si puedes practicarla en una piscina climatizada, mejor que mejor. El agua facilita el movimiento del cuerpo y evita el impacto en las articulaciones, además, te producirá relajación y alivio del dolor.

  • Programas específicos como el Pilates, el Tai-Chi o el Yoga: estos ejercicios también puedes practicarlos. La corrección postural, los estiramientos, el equilibrio o la relajación son muy beneficiosos para las personas con espondilitis anquilosante.

Recuerda que estas son unas guías generales para hacer ejercicio y que cada persona es diferente y con necesidades distintas, así que consulta siempre con tu médico especialista cuáles son los ejercicios más recomendables en tu caso y ¡no dejes de practicar ejercicio!

Si te vas a atrever con estos ejercicios, no dejes de consultar estas 10 recomendaciones para realizar ejercicios con espondilitis anquilosante. ¡Esperamos que te ayuden!