Conoce la situación laboral de los pacientes de espondilitis anquilosante (EA) | Tu Cuentas Mucho

Parece que estás utilizando una versión antigua de Internet Explorer que no es compatible. Le aconsejamos que actualice su navegador a la última versión de Microsoft Edge, o que considere el uso de otros navegadores como Chrome, Firefox o Safari.

El Atlas de la espondiloartritis axial en España 2017” es el primer estudio que evalúa la carga económica y social de la espondilitis anquilosante (EA) durante los últimos 10 años. En el Atlas se muestra las necesidades e inquietudes del paciente, intentando que comprendamos los desafíos diarios a los que se enfrentan los pacientes de esta enfermedad. En este estudio se ha encuestado a trabajadores y personas en situación de desempleo con espondilitis anquilosante (EA) para conocer su situación laboral.

¿Les ha afectado la detección de esta enfermedad en su día a día laboral?

El 50,2% de las personas que han sido encuestadas trabajan. Por un lado, de este porcentaje de trabajadores, un 53,3%, más de la mitad, tienen problemas en su trabajo debido a la enfermedad, mientras que otro porcentaje más bajo (35,2%) ha estado de baja por enfermedad. Por otro lado, el 12,4% de ellos han tenido la necesidad de pedir permiso o excedencia en sus puestos de trabajo por la dificultad o incapacidad de llevar a cabo su trabajo, mientras que el 13,1% necesitaron una reducción de jornada.

En el caso de los desempleados, el 61,3% afirma haber perdido el trabajo por la espondilitis anquilosante y un 31,9% confirma que su situación de desocupación estuvo condicionada por la enfermedad. Como verás, el descubrimiento de la espondilitis anquilosante no solo afecta al físico de sus pacientes, sino a su día a día, provocándoles problemas en su trabajo y condicionándoles. Si quieres conocer más sobre la situación laboral de las personas con espondilitis anquilosante (EA), consulta esta infografía.

Si eres paciente de esta patología, en Tú cuentas mucho te damos algunos consejos que te ayudarán a seguir con tu rutina normal y que la EA te afecte lo menos posible.