¿Debo tener miedo a perder movilidad e independencia si tengo EA?

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

La espondilitis anquilosante es una enfermedad crónica que afecta principalmente a las articulaciones de la columna vertebral. Esta patología se caracteriza por el dolor inflamatorio en la zona lumbar y que suele aparecer normalmente en la segunda mitad de la noche. La rigidez matutina también es uno de los síntomas más característicos, limitando la movilidad alrededor de una media hora, aunque en época de brote puede durar varias horas.

Estos dolores y la sensación de rigidez causada por la EA pueden limitarte en tus rutinas en cuanto a movilidad.

¿Cómo puedo mejorar mi movilidad para seguir siendo lo más independiente posible?

Uno de los aspectos más importantes es el diagnóstico precoz, ya que cuanto antes se detecte la patología, más eficaces serán los posibles tratamientos que evitarán que la enfermedad evolucione a fases más graves.

Como ya hemos comentado en algún artículo, existen medicamentos que ayudan a reducir tanto el dolor como la inflamación articular, como las terapias biológicas, los medicamentos AINE o los FAME.

Pero está demostrado que la realización de actividad física reduce no solo los dolores, sino que ayuda a descansar mejor, reducir la fatiga y las situaciones de estrés o la depresión.

Deportes como el yoga, la natación o simplemente salir a caminar suelen ser una buena opción para mejorar la calidad de vida de las personas con EA, y es que, aunque al principio estos ejercicios te puedan generar dolor, a largo plazo mejorará tu movilidad. Debes saber que no todos los deportes son beneficiosos, no se recomienda practicar deportes que conlleven mucho contacto o que tengan más riesgo de provocar lesiones.

Asimismo, los ejercicios supervisados o terapias rehabilitadoras también muestran unos efectos positivos en el día a día de la persona. Un 58% de las personas con EA realizan ejercicios de estiramientos, seguidos de sesiones de fisioterapia (50,4%), natación (40,2%), o gimnasia de mantenimiento (23,3%).

Pero la recomendación principal es que te ayudes de algún profesional de la salud para que, según tus necesidades y limitaciones, te aconseje y prepare una serie de ejercicios individualizados.

El Atlas de Espondiloartritis Axial en España 2017 también nos muestra mediante una serie de gráficos la comparación del grado de rigidez en distintas zonas del cuerpo en relación con la actividad física, siendo el caminar, el pilates y el yoga los más beneficiosos para reducir la rigidez dorsal y lumbar.

En conclusión, es poco frecuente hoy en día que la espondilitis anquilosante evolucione a fases muy graves, ya que cada vez la patología se diagnostica de forma más temprana y los tratamientos, tanto farmacológicos como no farmacológicos, son más eficaces. 

Si quieres conocer más solo tienes que seguirnos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.

Síguenos en redes sociales

Te esperamos en nuestras redes sociales.

¡No te pierdas nada!