Este verano, si tienes una enfermedad crónica, ¡prepara tu botiquín de viaje!

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

Llega el verano y con él muchas ganas de desconectar y alejarse del estrés y la rutina. Para ello, la mayoría optamos por poner tierra, o mar, por medio y salir a descubrir nuevos destinos o a revisitar aquellos que un año tras otro nos ayudan a recargar pilas y descansar. Si eres de los que ama viajar pero tienes una patología crónica, debes saber que, lo importante es preparar el viaje adecuadamente y con tiempo suficiente; por lo demás, ¡el mundo está ahí fuera esperando a que lo descubras! En Tú cuentas mucho te damos algunos consejos para que empieces por un básico a la hora de preparar tus vacaciones: preparar tu botiquín de viaje si tienes una patología crónica.

  1. Los básicos, básicos: tengas una enfermedad crónica o no, hay elementos que no deben faltar como tiritas, esparadrapo, vendas, alcohol o agua oxigenada, analgésicos en caso de dolores leves… Consulta siempre con tu médico si, en tu caso, necesitas alguna cosa especial o que te ayude durante tu estancia.
     
  2. Documentación, recetas…: hagas el viaje que hagas, el primer paso es visitar a tu médico de cabecera, para que te de los consejos necesarios para iniciar tu viaje y la documentación, recetas, etc. que no pueden faltar en tu botiquín. En algunos casos será necesario que te facilite documentación específica para que no interrumpas tu tratamiento durante el viaje o consejos específicos sobre tu condición. Por ejemplo, en caso de que tengas asma puedes pedirle una carta escrita donde explique tu situación y el tratamiento que necesitas en caso de urgencia. Este y otros consejos sobre viajar con asma o viajar con diabetes, puedes encontrarlos también en estos artículos.
     
  3. Medicación: nunca debes olvidar llevar tu medicación si vas de viaje. Asegúrate de que tus medicamentos tienen una fecha de caducidad que cubre el período en el que estarás fuera y solicita a tu médico que te apunte el nombre comercial, pero también del nombre genérico de tu tratamiento por si en el lugar de destino no tiene el mismo nombre comercial. Asimismo, deberás disponer de autorización de tu médico en caso de que necesites adquirir jeringuillas o agujas para tu tratamiento.
     
  4. Información sobre el sistema sanitario y centros de salud: conviene que te informes sobre el sistema sanitario del lugar a donde viajas para asegurarte de qué coberturas tienes en caso de tener que acudir a algún servicio de salud o de urgencias durante tu estancia. O también de dónde se encuentra el centro de salud más cercano en caso de necesitarlo.
     
  5. Crema solar, repelente de mosquitos y otros elementos relacionados con el clima: el clima es uno de los principales factores que pueden afectarte. Por ejemplo, si tienes psoriasis, seguramente el sol y la playa te ayudarán con los síntomas, pero no deberás olvidar incluir en tu botiquín la crema solar o crema para cuidar tu piel tras la exposición al sol. Si viajas a un lugar de clima tropical, tendrás que tener precaución con los mosquitos e incluir repelentes o dispositivos que los ahuyenten, pero que no interfieran con tu tratamiento habitual.
     
  6. Vacunas y precauciones sobre salud en el destino: ten en cuenta el destino y si es necesario vacunarte o tomar alguna precaución de salud especial. Pregunta siempre a tu médico para asegurarte de que son compatibles con tu patología y medicación o si debes seguir algún tratamiento especial durante tu estancia.
     
  7. Elementos durante el viaje: en función de la patología, puede ocurrirte que tengas terror al transporte porque los viajes para ti son insufribles. Pues bien, te recomendamos incluir en tu botiquín almohadas u otros elementos que te ayuden a hacer más cómodo tu viaje. Asimismo, prepara tu maleta o mochila teniendo en cuenta tu condición y los medios de transporte que vas a usar para que no sean una carga demasiado pesada, si tienes dolor articular; o te hagan rozaduras los tirantes, si tienes la piel especialmente sensible. Aquí tienes algunos consejos para viajar con insuficiencia cardíacaespondilitis anquilosante o artritis psoriásica.

¡Ya tienes listo tu botiquín!, prepara el resto de la maleta, toma las ganas de irte de vacaciones ¡y disfruta de ti y los tuyos!