Consejos y herramientas para controlar el asma | Tu Cuentas Mucho

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

Si sufres de asma, seguro conocerás la agobiante sensación de que te falte el aire, la presión en el pecho y que sientas que pierdes las fuerzas. También sabrás que la clave para evitar los episodios de asma tienen que ver con el tipo de asma que padezcas y con los desencadenantes concretos que lo provoca, así como el tratamiento médico que sigas. Es decir; conocerte y conocer las características de tu patología son indispensables para controlar el asma.

Cómo ya hemos profundizado en otros artículos de Tú Cuentas Mucho, el asma es una enfermedad crónica, en la que hay inflamación de las vías respiratorias, particularmente de los bronquios, lo cual dificulta la circulación del aire 1. El grado de inflamación y de complicación de un episodio asmático dependerá de los estímulos externos que afecten a cada paciente y del tipo de asma que sufra.

Independientemente de si tu asma es producto de una alergia o debido al ejercicio, seguro que estos consejos y herramientas te vendrán bien para controlar las crisis y mejorar tu calidad de vida.

Lleva un control

Hacer un registro de qué te causa los episodios asmáticos, cada cuánto tiempo y la severidad de los mismos es crucial para comprender la enfermedad y poder identificar sus desencadenantes. Llevar este historial es una de las principales medidas para controlar el asma, pues gracias a él podrás conocer más a fondo tus necesidades y características individuales. Puedes anotarlo todo en un diario o buscar un asistente digital, como apps o plataformas de control de los síntomas. 

Evita los desencadenantes

Una vez que sepas qué causa tu asma, lo mejor es evitar estos detonantes. Ya sea a los ácaros del polvo, al polen, al moho o a los hongos, a la contaminación del aire, a las mascotas, a los productos químicos o una reacción asociada al ejercicio, puedes implementar diversas estrategias para reducir estos desencadenantes y evitar así la crisis de asma2. Algunas tácticas incluyen aumentar los hábitos de limpieza del hogar, evitar actividades al aire libre en los meses de mayor contaminación o de presencia de polen y usar un sistema de aire acondicionado central. Si aún no sabes cuál es el origen de tus episodios, pide la ayuda de tu médico.

Sigue el tratamiento médico

Cumplir con el tratamiento de forma rigurosa es fundamental para mantener el asma controlada, así como hacer las visitas periódicas con el médico. No olvides que es el profesional de la salud que lleve tu caso es uno de los mayores aliados para controlar el asma: no solo por el tratamiento que mejor te convenga sino también porque es quien puede orientarte y darte pautas para mejorar tu calidad de vida con asma.

Sabemos que por ser una enfermedad crónica, el asma tiene un gran impacto en tu vida. Nos encantaría conocer tu testimonio y experiencia con esta enfermedad en nuestro Facebook y Twitter .