Las claves para entender el sobrepeso y cómo prevenirlo

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

El sobrepeso y la obesidad se han convertido en una epidemia mundial, más que un problema puntual o individual. Un 39% de los adultos mayores de 18 años tenía sobrepeso en 2016 y un 13% eran obesos, según cifras de la Organización Mundial de Salud (OMS)1. Esto supone más de 1.900 millones de personas adultas con sobrepeso en 2016.

El sobrepeso, junto a la obesidad, son una causa de riesgo de enfermedades como la diabetes, el cáncer o las enfermedades cardiovasculares y los trastornos del aparato locomotor1.

El sobrepeso y la obesidad se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. Normalmente, se producen por un desequilibrio entre la cantidad de energía que obtenemos de los alimentos que ingerimos y la energía que consumimos en nuestra actividad diaria. Este desequilibrio puede estar motivado por una patología concreta, pero en muchos de los casos, se debe a una vida sedentaria y unos hábitos alimenticios poco saludables.

¿Sabes si tienes sobrepeso?

Una forma sencilla de medir si tienes sobrepeso es mediante el Índice de Masa Corporal (IMC). Este índice se obtiene dividiendo el peso de una persona en kilogramos dividido por el cuadrado de la altura en metros (Peso Kg/altura en metros2).

Si tu IMC es superior a 25, se considera que tienes sobrepeso. Si es igual o superior a 30, se considera obesidad.

La buena noticia es que, si el sobrepeso no está causado por ninguna otra patología, es posible prevenirlo con hábitos de vida saludables. Por tanto, si tienes sobrepeso, ¡ponle remedio cuanto antes con estos 3 consejos esenciales!

  1. Una norma general y para siempre: reduce la cantidad de grasa total de tus comidas y la ingesta de azúcar.
  2. En la variedad está el gusto: apuesta por una dieta variada aumentando el consumo de frutas y verduras, cereales integrales, legumbres y frutos secos.
  3. Actívate: es fundamental que reduzcas el sendentarismo y comiences a hacer ejercicio diariamente. ¡No tienes que hacer una maratón diaria!, con caminar 30 minutos todos los días, ya es una buena forma de empezar.