No dejes que la espondilitis destruya tu vida social | Tu Cuentas Mucho

Parece que estás utilizando una versión antigua de Internet Explorer que no es compatible. Le aconsejamos que actualice su navegador a la última versión de Microsoft Edge, o que considere el uso de otros navegadores como Chrome, Firefox o Safari.

Bottom of hero banner

Hace poco hablamos de cómo la espondilitis anquilosante (EA) afectaba en la vida laboral de las personas que viven con ella. Desgraciadamente, la patología deja sus huellas en todos los aspectos de la vida diaria, y qué mejor solución que rodearte de tus familiares y amigos para superar estos baches que te puedes encontrar por el camino.

Aprender a convivir con la EA conlleva aceptarla y llevarla con el mayor positivismo posible, y aquí es donde tu círculo más cercano juega un papel importante, siendo un apoyo constante.

¿Cómo manejo mis relaciones con familiares y amigos?

Para que ellos puedan darte todo su apoyo, también tienen que pasar por un proceso de aceptación de la enfermedad. Que tu pareja o algún familiar te acompañe a las consultas médicas puede ser una buena opción para que ambos proceséis toda esa información juntos, y posteriormente, adaptar tus nuevas rutinas al ámbito familiar y social.

Que tus familiares y amigos sepan perfectamente lo que conlleva la espondilitis anquilosante, hará mucho más fácil para ti expresarte y desahogarte con ellos, aunque debes controlar la situación para que la EA no se convierta en la conversación principal diaria.

Si te acaban de diagnosticar la patología, debes tener en cuenta que existen situaciones en las que puedes verte agobiado hasta que tú y tu entorno lo aceptéis. Quizás te encuentres sobreprotegido, o, por el contrario, sientes que nadie entiende tu situación. A pesar de estas dificultades que puedes encontrarte al principio, no debes apartar a tus seres queridos de ti.

Comunicar las buenas noticias es igual o más importante que contar las malas. Si has tenido un mal día, tienes todo el derecho a decirlo, pero compartir las buenas noticias y sensaciones será mucho más satisfactorio para ti y te ayudará a no centrarte únicamente en lo negativo.

Tu vida social es algo que deberás cuidar y no dejar que desaparezca. Puede que al principio te cueste adaptar esta parte de tu vida a tus nuevas necesidades, pero no te agobies, porque precisamente una de las ventajas es que, al apoyarte en tus círculos, ellos te entenderán y te ayudarán a compaginar ambas cosas.

Si has decidido llevar la EA por el camino del deporte, deja que algún amigo o familiar te acompañe de vez en cuando si se ofrecen a ello. O si uno de tus hobbies favoritos es viajar, no dejes que la enfermedad te pare y organiza alguna escapada con amigos o con tu pareja de vez en cuando.

Asociaciones de pacientes

También surgirán en ti nuevas necesidades de relación social. Por ejemplo, puede ser muy útil relacionarte con personas que también viven con espondilitis anquilosante. Las asociaciones de pacientes son la mejor opción si quieres compartir tus experiencias personales y escuchar las de otros pacientes en tu misma situación.

Los beneficios que puede aportarte una comunidad conformada por pacientes de espondilitis anquilosante son numerosos. Aparte de conocer a otros pacientes, estas asociaciones o grupos pueden proporcionarte consejos para el día a día, técnicas o ejercicios de relajación y, sobre todo, tendrás la sensación de estar arropado y de ser comprendido.

Además, existen infinidad de grupos digitales que puedes encontrar en redes sociales, por ejemplo. Este puede ser un buen comienzo para identificar qué temas te interesa tratar en cuanto a la espondilitis anquilosante.

Como ves, dejar que tus relaciones más cercanas se informen contigo y te ayuden no debe de hacerte sentir más débil, al contrario, tu vida social te dará la motivación necesaria para afrontar el día a día con EA con una actitud ¡mucho más positiva!

Tienes más retos como este en Espondilitisconfuturo.org. Y si quieres conocer más solo tienes que seguirnos en nuestras redes sociales de Facebook Twitter.

¿Quieres saber más sobre la espondilitis anquilosante y mejorar tu calidad de vida con esta patología?

Síguenos en redes sociales

Te esperamos en nuestras redes sociales.

¡No te pierdas nada!