¿Por qué la EA puede generar estrés o depresión?

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

Son muchos los casos en los que personas recién diagnosticadas de alguna enfermedad crónica reaccionan negativamente a este diagnóstico, algo que es totalmente normal en los primeros momentos.

A medida que la persona se va informando y asimilando su nueva situación, estos aspectos negativos pueden disminuir, pero, aun así, existen una serie de comportamientos y de variables psicológicas que pueden afectar a la calidad de vida y que propician que aparezcan estrés o ansiedad.

Así pues, algunos síntomas de la espondilitis anquilosante (EA) como la rigidez o la pérdida de movilidad provocan una serie de limitaciones que influirán en tu día a día. Estas limitaciones constantes pueden hacerte perder la paciencia o generar sentimientos de impotencia o pensamientos negativos que pueden hacer más difícil lidiar con la enfermedad.

Es frecuente que las personas con EA se enfrenten a situaciones situaciones de estrés o ansiedad e incluso en algunos casos de depresión, ya que cada día supone un reto, que no siempre es fácil de asumir. Según datos del ‘Atlas de Espondiloartritis axial en España’, el 70% de las mujeres y el 60% de los hombres con espondiloartritis presenta algún trastorno mental asociado a la enfermedad1.

El impacto psicológico de la EA por tanto es importante, por ello es necesario tomar medidas para que tu estado de ánimo se vea lo menos afectado por la patología. Contar con el apoyo de familia y amigos, por ejemplo, puede ser un pilar fundamental para afrontar esta situación.

Una causa de estos estados anímicos más bajos pueden ser los problemas en tu entorno. Por ejemplo, puede que te sientas sobreprotegido por tu círculo más cercano. Esta sobreprotección puede que te haga sentir agobiado, o te genere rabia por pensar que no puedes hacer las cosas por ti mismo.

Otra situación que puede darse es la contraria, que tu círculo cercano normalice tanto la situación que sientas que no te entienden o que no pueden ponerse en tu lugar.

Estas situaciones generan enfado, tristeza o incomprensión, que derivan en este estrés o esta depresión de la que hablamos.

¿Qué puedes hacer para evitarlo?
Existen muchas técnicas para afrontar las enfermedades crónicas con una actitud más positiva. Una de ellas, por ejemplo, es el pensamiento alternativo. Esta técnica te ayuda a cambiar las emociones negativas a positivas, partiendo de tu propia actitud. Consulta en el enlace cómo hacerlo.

Otro factor clave que ya hemos comentado es contar con el apoyo de familia y amigos. Si ambas partes hacéis un esfuerzo por comprenderos mutuamente y comunicaros, esto te permitirá expresar y exteriorizar tus sentimientos para desahogarte y estar más a gusto contigo mismo.

Ayuda profesional. Los profesionales de la salud, ya sea tu médico, enfermero o psicólogo, también pueden ser una solución para luchar contra estos sentimientos de estrés y depresión. Ellos pondrán en tus manos técnicas para gestionar tus pensamientos y emociones que te darán el soporte que necesitas.

Pero uno de los puntos más importantes para mantener una actitud positiva es tu voluntad y tus ganas de mantenerte activo. Piensa que la EA es una patología que va reduciendo y limitando la movilidad de la persona, por lo que, si haces el esfuerzo por mantener tu cuerpo activo y hacer ejercicio, podrás atajar esta limitación y conservar la movilidad el mayor tiempo posible.

Si quieres conocer más solo tienes que seguirnos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.

¿Quieres saber más sobre la espondilitis anquilosante y mejorar tu calidad de vida con esta patología?

Síguenos en redes sociales

Te esperamos en nuestras redes sociales.

¡No te pierdas nada!