¿Puedo trabajar si tengo Espondilitis Anquilosante? | Tu Cuentas Mucho

Parece que estás utilizando una versión antigua de Internet Explorer que no es compatible. Le aconsejamos que actualice su navegador a la última versión de Microsoft Edge, o que considere el uso de otros navegadores como Chrome, Firefox o Safari.

Bottom of hero banner

¿Has sido diagnosticado recientemente con espondilitis anquilosante? Seguramente te habrás hecho muchas preguntas sobre cómo podría afectar tu vida profesional, como por ejemplo ¿puedo seguir desempeñando mi trabajo como hasta ahora?, ¿es posible mantener mi puesto de trabajo actual o esta dolencia me impedirá trabajar con normalidad?

Si te han diagnosticado EA, ten en cuenta que puedes seguir con tu trabajo y rutina normal, aunque tendrás que adaptar tu día a día para que la EA te afecte lo mínimo posible.

Desde Tú cuentas mucho, queremos compartir contigo algunos consejos que te ayudarán con este propósito. Pon atención a estas recomendaciones, ya trabajes desde casa o fuera de ella:

  • Evita levantar objetos pesados, encorvarte o estar en una posición flexionada.
  • Si trabajas con ordenador, pon el monitor a la altura de los ojos.
  • Cambia frecuentemente de posición y camina un poco al menos cada hora.
  • Si te duele la espalda, ponte una almohadilla o cojín en el respaldo de la silla, hasta encontrar la postura con la que te sientas más cómodo.
  • ¡Se organizado! Planifica tus actividades a lo largo del día para poder ir descansando cada poco tiempo, así evitarás fatigarte.

Sólo hay algunas excepciones en las que sería recomendable plantearte cambiar de trabajo, como es en los casos en los que el desempeño de tu profesión requiera levantar peso, hacer fuerza o estar con la espalda curvada de forma prolongada.

¿Quieres saber más sobre la Espondilitis Anquilosante y sobre cómo mejorar tu día a día con esta patología?

Síguenos en redes sociales

Te esperamos en nuestras redes sociales.

¡No te pierdas nada!