Viajar con artritis psoriásica: ¡que nada estropee tus vacaciones!

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

Estamos a un paso de las vacaciones de Navidad y, si eres como nosotros, ya estarás soñando con qué meter en la maleta. ¿Te apetecen unos días en la playa?, ¿o prefieres explorar los lugares históricos de Roma?, ¿quizás eres más de montaña? Hay tantas aventuras por descubrir…, y a menudo las más tentadoras están en el otro lado del mundo.

La idea de estar encerrado en un avión durante horas no es emocionante para nadie, pero si tienes artritis psoriásica (APs), entonces puede ser aún más difícil. Hay unas cuantas cosas que debes tener en cuenta antes de embarcarte en un vuelo de larga distancia. Pero no te preocupes: con la preparación adecuada, ¡el tiempo en el aire pasará volando!

¿Verdad o mito?

Puede que hayas oído que el dolor articular empeora por la baja presión en las cabinas de los aviones,1 Realmente, lo que pasa es que cuando un avión va tomado altitud, la presión en la cabina va bajando, hasta que llega un punto en que es la misma que sería a una gran profundidad del mar.2 Se cree que esto causa que los gases y fluidos en y alrededor de las articulaciones se expandan, ejerciendo presión sobre los nervios, lo que produce dolor articular.1 Aunque algunos estudios han demostrado que existe una relación entre la presión del aire y el dolor articular en ciertas enfermedades artríticas,2 no se han realizado todavía estudios específicos en personas con artritis psoriásica.

Di adiós a tus problemas en los vuelos de larga distancia

Aunque no se ha demostrado que exista una relación directa entre el transporte aéreo y los brotes de artritis psoriásica, ¡estar sentado inmóvil en un asiento estrecho durante horas no es bueno para unas articulaciones rígidas y doloridas! Para evitar quedarte demasiado “oxidado” en tu viaje, levántate y muévete por el avión. Reservar un asiento de pasillo es excelente para poder levantarse regularmente. Además, ejercicios simples como subir y bajar los dedos del pie manteniendo los talones en el suelo son buenos para evitar el dolor.3

Si normalmente utilizas bolsas calientes o frías, llévalas contigo en tu viaje para aliviar los dolores o molestias.4 Si sientes dolor en la espalda, pídele a la tripulación del vuelo más almohadas o cojines y póntelos detrás de la zona lumbar de la espalda para aliviarlo.

La planificación es clave

¿Alguna vez has planeado un evento importante y tu cuerpo ha decidido provocarte un brote agudo de artritis psoriásica? El estrés puede desencadenar brotes de artritis psoriásica6 por lo que tu cuerpo te agradecerá que planees detalladamente tu viaje.

Si haces bien este trabajo de base, es menos probable que surjan problemas imprevistos durante el viaje. Así que abróchate el cinturón de seguridad y disfruta del vuelo. ¡Buen viaje!

 

¿Quieres saber más sobre la psoriasis y mejorar tu calidad de vida con esta patología?

Síguenos en redes sociales

Te esperamos en nuestras redes sociales.

¡No te pierdas nada!