Embarazo y Espondiloartritis axial

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

Si convives con espondiloartritis axial y eres mujer, seguramente te hayas hecho alguna de estas preguntas, ¿Puedo quedarme embarazada? ¿Supondrá algún problema la espondiloartritis en mi embarazo? ¿Empeorarán los síntomas o afectarán al feto?

La realidad es que la patología no tiene por qué limitarte a la hora de tener hijos, pero sí hay ciertos detalles y recomendaciones que debes de tener en cuenta previamente.

Lo más importante es que compartas tu deseo de tener hijos desde el primer momento con tu reumatólogo. Tu médico conoce mejor que nadie tu situación y podrá aconsejarte en función del comportamiento de la patología, tu tratamiento, tu condición física, etc.

Planificar el embarazo es vital para que estéis, tanto tu pareja como tú, informados de todos los aspectos. Una de las dudas más frecuentes es si podrás seguir con el tratamiento durante el embarazo, y si éste afectará a tu bebé.

No existen unas recomendaciones generales para el tema de la medicación, ya que cada paciente es único y no todos siguen el mismo tratamiento. Es algo a consultar, tanto para las mujeres como para los hombres.

Hay ciertos medicamentos que no se deben tomar durante el periodo del embarazo porque pueden ser perjudiciales para el feto. En estos casos, el reumatólogo se encargará de adaptar tu tratamiento para que puedas disfrutar de un embarazo totalmente saludable.

Debido a esa adaptación o posible reducción de la medicación, es muy recomendable que mantengas ciertas rutinas haciendo algo de actividad física y gimnasia para reducir los dolores todo lo posible. Sacar un rato para realizar yoga, pilates o un poco de natación será muy beneficioso, mantendrá tu cuerpo activo y así podrás evitar la rigidez.

En cuanto al parto, al ser una patología que afecta, entre otras zonas, a la cadera, puede ocurrir que el parto natural sea algo más complicado, y en algunas ocasiones se plantea directamente la posibilidad de que se realice un parto por cesárea. También deberás consultar junto con tu ginecólogo y reumatólogo si la epidural es recomendable, en el caso de que se haya planificado un parto de forma natural.

Si quieres conocer más solo tienes que seguirnos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.