Espondiloartritis axial en mujeres

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

La espondiloartritis axial es una enfermedad reumática que puede ser no radiográfica (espondiloartritis axial no radiográfica), es decir, que los daños causados por la patología no aparece en las radiografías. Cuando estos signos o daños se muestran en radiografías simples, la patología habrá evolucionado a espondilitis anquilosante.

Existe evidencia científica de que la espondiloartritis axial se diagnostica de forma tardía tanto en hombre como en mujeres, pero este diagnóstico tardío se acentúa en el caso de las mujeres.

En cuanto a los síntomas, existen algunos que son comunes en ambos sexos, pero hay que matizar que en las mujeres existen algunos signos, como la inflamación de las extremidades o zonas periféricas o dolores más difusos, que no se dan tanto en hombres.

Los retrasos en el diagnóstico de las mujeres con espondiloartritis axial no radiográfica vienen precisamente por no atender a estas diferencias. Esto supone que las pacientes no accedan al tratamiento adecuado con tiempo suficiente para evitar daños irreversibles.

Además del diagnóstico tardío, en el caso de las mujeres, la Espondiloartritis Axial puede confundirse con otras enfermedades que tienen síntomas similares, como por ejemplo, la fibromialgia.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes en las mujeres que en los hombres y pueden, por tanto, ser confundidas con otras enfermedades?

  • Inflamación y dolor en articulaciones como pies, manos, hombros, codos, rodillas.
     
  • Inflamación en el tobillo.
     
  • Inflamación de un dedo o varios de manos y/o pies.
     
  • Dolor en las muñecas.
     

Por esta razón es importante que, si tienes alguna duda sobre tu dolor de espalda, no dudes en consultarlo con tu médico y de acudir a tu especialista en reumatología para que pueda confirmar o descartar el diagnóstico.

Visibilizar la enfermedad, informar a la población sobre sus síntomas, y sobre todo, sobre los signos que difieren entre hombres y mujeres, ayudan a empoderar a los pacientes de enfermedades reumáticas y a que éstos puedan identificar mejor los síntomas. Además, otro punto que ayuda a un mejor diagnóstico (y menos tardío, sobre todo para las mujeres) es que los profesionales de la salud en este ámbito estén correctamente formados y tengan los recursos y la información necesaria para reducir las probabilidades de diagnósticos erróneos.

La espondiloartritis axial puede aparecer asociada a otras enfermedades, algunas benignas y otras de mayor gravedad como:

  • Uveítis: inflamación de la úvea irritando los ojos, confundible con una conjuntivitis; es un trastorno grave y debe verlo un oftalmólogo lo antes posible.
     
  • Enfermedad inflamatoria intestinal, colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn, que puede aparecer años después de la aparición de la espondiloartritis axial, y que debe ser también diagnosticada lo antes posible.
     
  • Enfermedades cardiovasculares.
     
  • Osteoporosis: es una enfermedad ósea que se caracteriza por una disminución de la densidad del tejido óseo.
     
  • Psoriasis: produce enrojecimiento y escamación de la piel, sobre todo en codos y rodillas, pero puede presentarse en cualquier zona del cuerpo.

 

Un área importante para comprender tanto para las pacientes como para los investigadores es lo que les sucede a las mujeres en el embarazo. Esto es especialmente importante ya que la enfermedad comienza en la mujer en edad fértil, de modo que la mayoría de las pacientes tendrán la enfermedad cuando se queden embarazadas.

Los tratamientos para Espondiloartritis axial no son diferentes entre hombres y mujeres, excepto en el contexto del embarazo. La fisioterapia es la piedra angular de la terapia no farmacológica y la mayoría de los pacientes deben ser referidos a un curso cuando se les diagnostica por primera vez. En cuanto a la terapia farmacológica se debe acudir al reumatólogo para que estudie los casos y se valore junto con el paciente el tratamiento farmacológico que más se adecue a sus necesidades y preferencias.

Si ya te han diagnosticado Espondiloartritis Axial, debes saber que hay formas de reducir el impacto de los síntomas y recuperar bienestar más allá del tratamiento farmacológico. El deporte o las terapias rehabilitadoras, por ejemplo, son dos grandes aliados que te pueden ayudar a gestionar mejor tu día a día.

Si quieres conocer en profundidad esta patología y los múltiples consejos que te pueden ayudar a convivir con ella, visita la página Espondilitis con Futuro de la Coordinadora Española de Asociaciones de Espondiloartritis (CEADE). En ella encontrarás múltiples herramientas diseñadas para ti, y para aconsejarte sobre lo que puedes hacer para reducir el impacto de la enfermedad poniendo en marcha varios retos. ¡Descúbrelo!  https://espondilitisconfuturo.org/

¿Quieres saber más sobre la espondiloartritis axial y mejorar tu calidad de vida con esta patología?

Síguenos en redes sociales

Te esperamos en nuestras redes sociales.

¡No te pierdas nada!