Espondiloartritis axial en jóvenes

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

La espondiloartritis axial juvenil es el término médico para un grupo de enfermedades reumáticas infantiles, que causan artritis antes de los 16 años y pueden extenderse hasta la vida adulta.

Generalmente causa dolor e inflamación en las articulaciones en la parte inferior del cuerpo, por ejemplo, la pelvis, las caderas, las rodillas y los tobillos. Otras áreas del cuerpo también pueden verse afectadas, como la columna vertebral, los ojos, la piel y los intestinos. La fatiga también puede ocurrir.

¿Qué tipos de Artropatía juvenil existen?
La Liga Internacional de Asociaciones de Reumatología (International League of Associations for Rheumatology - ILAR) ha propuesto la siguiente forma de agrupación para este tipo de artritis infantil.

  • Artropatía juvenil sistémica inicial. Implica dolor o inflamación articular, fiebres y erupciones cutáneas. Este es el tipo menos común, pero puede ser el más severo. Aparenta ser diferente a los otros tipos de AIJ y similar a la enfermedad de Still inicial en adultos.
     
  • Poliartritis. Involucra muchas articulaciones. Esta forma de AIJ puede convertirse en artritis reumatoidea. Puede comprometer 5 o más articulaciones grandes y pequeñas de las piernas y los brazos, al igual que la articulación de la mandíbula y el cuello. Se puede presentar el factor reumatoideo.
     
  • Oligoartritis (persistente y extendida). Compromete de 1 a 4 articulaciones, por lo regular, las muñecas o las rodillas. También afecta a los ojos.
     
  • Artritis relacionada con entesitis. Inflamación en ligamentos y tendones. Afecta principalmente a las extremidades inferiores y, en algunos casos, a las articulaciones sacroilíacas e intervertebrales. Como parte de los síntomas, se puede llegar a sentir dolor en los glúteos o espalda. Se asemeja a la espondilitis anquilosante o espondiloartritis axial no radiográfica en adultos y a menudo compromete la articulación sacroilíaca.
     
  • Artritis psoriásica. Se diagnostica en niños que tienen artritis y psoriasis o enfermedades de las uñas, o bien han tenido algún familiar cercano con psoriasis.

Síntomas
Los síntomas más comunes de la espondiloartritis axial juvenil incluyen dolor artrítico, especialmente alrededor de los talones o dedos de los pies, alrededor de la rodilla y en la parte baja de la espalda.

Con frecuencia, el primer síntoma es dolor en el sitio donde los ligamentos y tendones se unen al hueso (entesitis). Meses o años después, otras articulaciones pueden verse afectadas, particularmente las articulaciones de la columna vertebral o las articulaciones sacroilíacas: las articulaciones en la base de la columna vertebral, donde la columna se une con la pelvis

Al comienzo de la enfermedad, los niños a menudo tienen articulaciones inflamadas e hinchadas, como las rodillas y los tobillos, pero en los adultos, es más probable que la columna esté afectada. Esta inflamación puede causar daño permanente si no se trata.

Por otro lado, la inflamación ocular (uveítis) es una manifestación clínica frecuente en las espondiloartropatías y puede ser la forma de inicio de una espondiloartropatía no diagnosticada previamente. La colaboración entre oftalmólogos y reumatólogos o internistas es fundamental para el correcto manejo y tratamiento de estos pacientes.

Además, en las últimas décadas, las artritis asociadas a la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) se consideran parte del grupo de las espondiloartropatías, junto con la espondiloartritis axial, artritis psoriásica, artritis reactiva, espondiloartropatías indiferenciadas y artritis asociada a uveítis anterior aguda.

Diagnóstico
El diagnóstico de la espondiloartritis axial juvenil puede ser difícil porque los síntomas a veces son episódicos e impredecibles. Sin embargo, es importante obtener un diagnóstico correcto lo antes posible para comenzar el tratamiento. Este es el papel de un reumatólogo pediátrico, un médico con capacitación especial en el diagnóstico y tratamiento de la artritis en niños.

Es importante tener en cuenta que incluso en el cuidado del reumatólogo más experimentado, un diagnóstico puede implicar pruebas y tiempo extensos.

Para hacer el diagnóstico, el médico realizará un examen físico y evaluará el historial de síntomas, así como también realizará pruebas de laboratorio. Hay que tener en cuenta que las radiografías no siempre son útiles en el diagnóstico ya que los cambios normalmente se observan en adultos rara vez están presentes en los niños. Además, las radiografías pueden ser difíciles de interpretar en adolescentes, ya que los huesos crecen a lo largo de las articulaciones.

¿Cómo afectará esto en la vida cotidiana de un niño?
Incluso en sus formas leves, la espondiloartritis axial puede afectar las rutinas diarias normales del niño. Es importante mantener su vida diaria lo más normal posible para evitar cualquier estrés emocional indebido. Junto con el médico, informa a los profesores y al colegio de tu hijo sobre su condición y hazles saber de cualquier necesidad especial que pueda tener, como sentarse y la necesidad de estirarse.

Siempre que sea posible, tu hijo debe participar en actividades físicas. Mantenerse activo le ayudará a mantenerse involucrado con sus compañeros y a llevar una vida normal. Antes de regresar a una actividad física, informa a los profesores y entrenadores sobre cualquier limitación que pueda tener. Los deportes de bajo impacto son más favorables que los deportes que producen un alto estrés en las articulaciones.

Sin embargo, no siempre es necesario alejar a tu hijo de los deportes de alto impacto. Consulta al reumatólogo pediátrico sobre cuáles son las actividades y los deportes seguros.