Viajar con Espondiloartritis axial | Tu Cuentas Mucho

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

¿Convives con Espondiloartritis axial y vas de vacaciones pronto? Una enfermedad crónica como la espondiloartritis ya no es una condición para no viajar. A continuación te daremos algunos consejos que harán de tu viaje más fácil y placentero. Viajar con espondiloartritis axial es a veces un poco más difícil que con otras patologías, pero con un poco de buen ánimo y preparación, ¡podrás viajar a donde quieras!

Aligera tu carga
Idealmente escoge una maleta con ruedas que sea fácil de empujar para evitar tensiones en los hombros. Hoy en día, incluso las mochilas y los bolsos para ordenadores están equipadas con ruedas y pueden ayudarte a evitar el estrés en las articulaciones.

No levantes tus maletas cuando las pases por seguridad o las coloques en los compartimentos superiores. Si necesitas ayuda, informa a alguien de la aerolínea con anticipación que vas a necesitar asistencia y por último, lleva en el bolso de mano solo los artículos imprescindibles, así podrás aligerar tu carga.

Estar en movimiento
Permanecer quieto durante mucho tiempo puede causar rigidez. Planifica tus viajes en carretera con tiempo para paradas de descanso. Muévete en el avión o en un bus cuando sea seguro. Prueba estiramientos simples mientras estés sentado u otros ejercicios como isometría, que implican flexión y sujeción de los músculos durante cinco a seis segundos. Cuando vueles, cojas un tren o un autobús, intenta escoger un asiento en el pasillo para poder estirarte, levantarte y caminar.

Mantente ocupado mientras te sientas
Haz ejercicios de asiento. Pregúntale a tu médico qué estiramientos o ejercicios te recomiendan para hacer durante un viaje. También ayuda a distraerse. Sumergirse en una actividad puede ayudar a distraerse del dolor, como ver una película, leer, dormir o jugar juegos de palabras.

Aprende un par de palabras en el idioma extranjero
Puede ser muy útil averiguar cómo se dice espondiloartritis axial, anquilosante o cualquier otra afección médica que padezcas en el país al que viajes en caso de que haya una ocasión (como una emergencia médica) en la que debas informar sobre la enfermedad que tienes.

Autocuidado
Lo más importante, sé amable contigo mismo. Volar puede ser agotador, y con una enfermedad como la espondiloartritis axial, puedes experimentar un aumento de los síntomas como fatiga, dolor, inflamación y una menor inmunidad. Saber esto de antemano puede ayudarte a prepararte bien para un viaje. Ahora que tienes estas herramientas, ¿a dónde vas a viajar?