¿Cómo afecta al mundo laboral la urticaria y cómo afrontarlo?

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

El ámbito laboral es uno de los aspectos en los que esta patología afecta gravemente ya que se trata de una enfermedad que se manifiesta en la piel, es muy visible y lleva aparejado un gran estigma social. En muchos casos, como el de Adriana, dificulta o impide el desempeño del trabajo y puede mermar las posibilidades de promoción o de desarrollo de una carrera profesional.

 

La Verdad Increíble: Adriana, paciente de urticaria crónica inducible por frío.

Adriana, además de paciente con urticaria, tú eres abogada, por tanto, tienes una visión de cómo se vive la enfermedad y de qué se puede hacer para que tu vida social y laboral se vea afectada lo menos posible.

 

¿Qué les dirías a las personas que con UC tienen miedo de perder su puesto de trabajo?

Hoy en día nadie tiene su puesto de trabajo asegurado debido al alto índice de temporalidad y al abaratamiento de los costes del despido. Ese hecho es el que nos debe preocupar más que el padecer o no una enfermedad. Por otra parte, el hecho de padecer Urticaria Crónica NUNCA puede ser motivo de despido justificado, por lo que, si detectamos que hemos sido despedidos por padecerla, es recomendable acudir a un abogado laboralista para que nos asesore sobre la posibilidad de demandar a la empresa.

Debemos recordar que la Constitución Española, en su artículo 14, prohíbe expresamente cualquier discriminación por cualquier circunstancia y lo mismo podemos decir del artículo 17 del Estatuto de los Trabajadores, que declara nulo y sin efecto cualquier precepto individual o colectivo que suponga algún tipo de discriminación directa o indirecta sobre los trabajadores por razón de discapacidad, entre otras.

Además, la ley sí prevé formas de discriminación positiva para garantizar el empleo a las personas con discapacidad reconocida reservando un mínimo del 2% de los puestos de trabajo de empresas públicas o privadas con más de 50 trabajadores a personas con discapacidad y la reserva de un mínimo del 7% de la oferta de empleo público. A cambio, dichas empresas, reciben incentivos económicos.

Otra cuestión distinta es que la enfermedad nos provoque absentismo laboral. Hay que tener en cuenta que las bajas de corta duración o las faltas al trabajo sin baja laboral pueden dar lugar a un despido por causas objetivas, si superan el límite establecido por la ley, pero no computan las bajas de más de 20 días de duración acordadas por los servicios sanitarios oficiales.

 

¿Cuáles son los pasos que en tu opinión se deberían seguir en el ámbito laboral una vez recibido el diagnóstico? ¿se debe informar en el trabajo (jefes, compañeros…)?

Esa es una decisión muy personal. Padecer una enfermedad es algo muy íntimo que en la Urticaria Crónica no siempre se respeta. La naturaleza de la enfermedad, el hecho de que se exprese a través de la piel, hace que, a menudo, veamos vulnerado nuestro derecho a la intimidad personal. Si además estamos de baja por enfermedad, veremos que en absoluto se respeta nuestra autonomía del paciente, ya que en cuanto nos neguemos a seguir un tratamiento propuesto por algún médico de la sanidad pública, dará derecho a la Seguridad Social a darnos de alta por no seguir el tratamiento prescrito.

Así que, ante tanta dificultad, debemos decidir si informar a nuestros jefes y compañeros de nuestra enfermedad y que nos ayuden a sobrellevarla, si es que hay un buen ambiente de trabajo y el trato hacia el trabajador es digno, o si callarlo y vivirlo en silencio. Si creemos que nos puede ayudar es mejor explicarlo. Yo lo conté siempre y en una empresa fue positivo, me dejaban sentar en las zonas más cálidas, pero en otra fue muy negativo, al final tuve que dejar el trabajo.

 

Si la UC te impide desempeñar tu trabajo, ¿es posible solicitar el reconocimiento de una discapacidad total o parcial?

Ante todo, hay que distinguir dos conceptos distintos que son también dos procedimientos distintos con efectos diferentes:

  • La solicitud del reconocimiento del grado de discapacidad la puede solicitar cualquier persona que padezca una lesión o enfermedad permanente en el tiempo, crónica o incurable y consiste en reconocer en qué grado afecta a la capacidad de trabajar y desenvolverse en la vida diaria de la persona.
    Se reconoce mediante porcentaje y, a partir del 33% de discapacidad, otorga beneficios fiscales, reserva de plaza en oposiciones, becas y otros beneficios que los departamentos de asuntos sociales de cada Comunidad Autónoma tengan previsto reconocer. La Urticaria Crónica, en tanto que enfermedad de larga e incierta duración, puede ser reconocida como discapacitante. Hace unos meses, una socia de AAUC que solicitó asesoramiento jurídico obtuvo un 50% de discapacidad por una Urticaria Crónica Espontánea, si bien es cierto que en la entrevista con el tribunal evaluador acudió con habones en la cara, lo cual fue beneficioso para ella a la hora de valorar su discapacidad. Este tribunal también valora las circunstancias familiares y sociales de la persona, pudiendo aumentar el porcentaje de discapacidad por estas circunstancias. Ej.: grado de discapacidad no da derecho a pensión.
  • Otra cuestión distinta es solicitar una incapacidad permanente. Lo puede solicitar la persona afectada o el médico de cabecera de la Seguridad Social o de la mutua laboral. Generalmente se solicita cuando se observa que la enfermedad impide seguir con la vida laboral que tenía la persona antes de la aparición de la enfermedad.
    En este sentido hay que destacar que hay diversos grados de incapacidad permanente: parcial, total, absoluta o gran invalidez. La incapacidad permanente parcial da derecho a una única indemnización a tanto alzado y la persona puede seguir trabajando en su habitual puesto de trabajo; la total supone una pensión del 55% de la base reguladora y la persona no puede seguir trabajando en su habitual oficio; la absoluta da derecho a una pensión del 100% de la base reguladora y la persona no puede trabajar en ningún puesto de trabajo; y, finalmente, la gran invalidez, da derecho a una pensión del 120% de la base reguladora y la persona, no sólo no tiene capacidad para trabajar, sino que necesita de una tercera persona para llevar a cabo sus tareas diarias.

 

En el caso de las Urticarias Crónicas inducidas por estímulos físicos como frío, solar, presión, esfuerzo físico, etc. es probable que sean incompatibles con el puesto de trabajo. Por ejemplo: un/a albañil con urticaria solar, un/a camarero/a con urticaria por frío, un/a chófer con urticaria por presión retardada, sus puestos de trabajo conllevan el contacto diario con esos estímulos físicos y en estos casos es recomendable pedir, al menos, una incapacidad permanente total para poder cambiar de puesto de trabajo a uno que no implique estar en contacto con el agente desencadenante de la Urticaria.

 

¿A quién acudir para pedir ayuda en el caso de que la UC te impida desarrollar tu trabajo? Y ¿cuál es el proceso que se debe seguir (brevemente)? (si podemos dirigirle a la página de la AAUC para esta información, será perfecto)

Mi recomendación es acudir a un/a abogado/a laboralista especializado/a en incapacidades para que nos asesore sobre qué procedimiento seguir, si vale la pena o no pedir una incapacidad permanente y, en caso de pedirla, que nos represente.

En la Asociación de Afectados de Urticaria Crónica disponemos de un servicio de asesoramiento jurídico especializado en Urticaria que está a disposición de los/as afectados/as y del cual se puede hacer uso sin necesidad de estar asociado/a, aunque los/as socios/as tienen bonificación en el precio de la consulta.
Es un servicio muy interesante porque la Urticaria Crónica es una patología bastante desconocida y muy banalizada, la gente por lo general cree que se trata sólo de picor molesto y que ello no impide realizar el trabajo. Hace falta explicar al resto de actores implicados (tribunal médico, Seguridad Social, juez, etc.) que sí interfiere en nuestro trabajo y disminuye nuestra funcionalidad y que, en algunos casos, mantener ese trabajo no es médicamente aconsejable.

 

Para las personas que están de bajón porque les impacta mucho en su calidad de vida laboral, ¿les darías un mensaje de esperanza?

Actualmente, hay mucho más conocimiento sobre la Urticaria Crónica y mucha más investigación. Esto se traduce en nuevos tratamientos paliativos que, aunque no la curan, sí nos permiten llevar vida normal sin tener que renunciar a nuestras antiguas costumbres y sin tener que hacer esfuerzos sobrehumanos para poder trabajar.

Hay que tener paciencia, tener una relación de confianza con el/la especialista y, entre los dos, buscar el mejor tratamiento para nosostros/as que nos ayude a recuperar nuestra calidad de vida. Muchos casos muy complicados ya lo están consiguiendo.

¿Quieres conocer a más personas como Adriana? Pues entra en Laverdadincreíble.

Si quieres conocer más solo tienes que seguirnos en nuestras redes sociales de Facebook Twitter.