¿En qué consiste el melanoma ocular?

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

El melanoma es un tipo de cáncer que se desarrolla por los melanocitos, las células encargadas de producir melanina: la sustancia que se encarga de pigmentar la piel y responsable de que te pongas moreno. Este tipo de cáncer de piel también puede desarrollarse en los ojos y en ese caso se conoce como melanoma ocular.

Los melanocitos son células que se encuentran en la piel y el pelo, pero también en el glóbulo ocular. Una mutación de estas células que las hace multiplicarse de forma anormal y descontrolada es lo que provoca el melanoma. Cuando esta mutación afecta a los melanocitos que se encuentran en el glóbulo ocular, se produce el melanoma ocular. Si bien es cierto que el melanoma ocular es la principal causa de cáncer en el ojo en adultos, su prevalencia es baja1 afectando a entre 1 a 9 casos de cada 100.0002.

Por lo general, el melanoma ocular se forma en la parte del ojo que no podemos ver, la úvea. Puede afectar a otras partes del ojo, como los párpados o la parte más externa del glóbulo ocular, pero es muy poco frecuente1.

El melanoma ocular no suele presentar síntomas tempranos, por lo que es preciso realizar revisiones oculares periódicas para detectarlo. En todo caso, estos son algunos de los síntomas habituales que suele presentar:

  • Destellos o ‘motas de polvo’ en la visión.
  • Una mancha creciente en el iris.
  • Un cambio de forma de la pupila.
  • Visión borrosa de un ojo.
  • Pérdida de visión periférica.

Algunos de estos síntomas son comunes a otras patologías o son problemas frecuentes de la vista, que pueden deberse a múltiples causas, por tanto, en caso de duda, si observas alguno de ellos, consúltalo con tu médico para que te haga una revisión ocular. Generalmente, el melanoma ocular se puede detectar durante un examen rutinario de la vista. Así pues, no dejes de realizar revisiones periódicas con tu oftalmólogo, te ayudará a prevenir el melanoma ocular, pero también otras patologías de la visión.

Y para que tengas toda la información esencial sobre este tipo de melanoma, te explicamos algunos de los factores de riesgo que pueden aumentar las probabilidades de desarrollar melanoma ocular:

  • Tener los ojos de color claro.
  • El riesgo de melanoma ocular aumenta con la edad.
  • Trastornos hereditarios de piel como el síndrome de nevo displásico.
  • La exposición a la luz ultravioleta.
  • Ciertas mutaciones genéticas hereditarias.

Finalmente, has de saber que el melanoma ocular puede tratarse, pero puede causar cierta pérdida de visión, por ello, la detección temprana puede evitar posibles complicaciones como glaucoma o que el melanoma se extienda otras regiones del cuerpo.

Y no olvides a seguirnos en Twitter y Facebook si quieres estar al día de nuestros contenidos de salud.