Tipos de cáncer de piel

It looks like you are using an older version of Internet Explorer which is not supported. We advise that you update your browser to the latest version of Microsoft Edge, or consider using other browsers such as Chrome, Firefox or Safari.

Bottom of hero banner

Desde Tú cuentas mucho te hemos explicado a través de distintos artículos en qué consiste el melanoma, un tipo de cáncer de piel, ¡Pero no es el único! 

El cáncer de piel es el más prevalente en el mundo, ya que 1 de cada 3 cánceres diagnosticados son en la piel1.

Vamos a explicarte qué otros tipos de cáncer de piel existen y sus características principales. ¡Empezamos a aprender!

Lo primero que debes saber es que diferenciamos entre dos grandes tipos de cáncer de piel1.

  • Cáncer de piel tipo melanomaes el tipo de cáncer de piel más agresivo y causa el 80% de las muertes relacionadas con cáncer de piel2, pero no es el más prevalente.

    Se origina en los melanocitos, unas células que se encuentran en la capa más superficial de la piel y que producen melanina, el pigmento que hace que nos pongamos morenos.

    Este tipo de cáncer es muy propenso a crecer a través de las capas internas de la piel hasta llegar a la parte más profunda, pudiendo afectar a los ganglios linfáticos y otros órganos, originando la metástasis. En la mayoría de los casos está causado por la sobreexposición al sol, por lo que es prevenible.
     
  • Cáncer de piel tipo no melanoma: a diferencia del tipo melanoma, el cáncer de piel tipo no melanoma engloba dos subgrupos de cáncer producidos por mutaciones en distintas células y con características distintas.
     
  • Carcinoma de células basales o basocelular: es el tipo de cáncer de piel más común y el que tiene mejor pronósico1. Se produce en la capa inferior de la epidermis, donde se encuentran las células basales. Aunque es más frecuente en personas de piel y ojos claros y pelo rubio, puede desarrollarlo cualquier persona.

    Suele crecer lenta y localmente, sin afectar a otras partes del cuerpo u órganos. Sin embargo, puede afectar a los vasos sanguíneos, nervios, músculos y huesos cercanos al área de desarrollo, por lo que debe ser tratado por un dermatólogo.
     
  • Carcinoma de células escamosas, epidermoide o espinocelular: a diferencia del carcinoma basocelular, tiene mayor potencial de presentar metástasis y afectar a otras partes del cuerpo, normalmente a través de los ganglios linfáticos. Sin embargo, suele darse solo en casos muy avanzados.

    Este tipo de cáncer de piel se desarrolla en los queratinocitos, un tipo de células que se encuentran en la capa más externa de la epidermis, por lo que pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo. Las zonas más expuestas a la radiación UV son donde suelen aparecer: orejas, cara, cuello, cuero cabelludo, brazos…

    A medida que proliferan, adquieren el aspecto de una herida con costra o bordes sobreelevados que sangran fácilmente, siendo bastante agresivos. Supone el 20-25% de los casos de tumores cutáneos malignos3.


Recuerda que, a pesar de sus diferencias, todos los cánceres de piel cuentan con un mismo factor clave en su desarrollo: la exposición a la radiación ultravioleta (UV) de los rayos solares. Por eso, es muy importante adoptar hábitos saludables en la exposición al sol para prevenir su desarrollo en todas las épocas del año, ¡no sólo en verano!